Entradas

Mostrando entradas de febrero 11, 2012

Isemay- Parte 26.1 MUERTO

Mi ángel

Imagen
Desde que nací, te recuedo a mi lado, en tu vieja mecedora, con ese cojín rojo tan enorme que yo no tardaba en tirar al suelo y tumbarme sobre el, en cuanto te ibas de casa... Lo utilizaba para dormir, para acostar a las muñecas, y solo porque olían a ti.
Te recuerdo, serena, callada, siempre sonriente, con tus uñas siempre pintadas, y tu pelo siempre enlacado... Y diciéndome, una mujer siempre debe estar bella, pase lo que pase.
Te recuerdo, acunándome en tus brazos cuando estaba triste, buscándome en el colegio para que no fuéramos solas a casa, haciéndome natillas cuando te llamaba y te decía que tenía ganas de comerlas.
Recuerdo, como acomodaba mi paso al tuyo para que pudieras ir a mi lado, como tendía mi brazo para que te agarraras, y las veces que te dije, ya soy casi tan alta como tu, y en vez de quejarte, sonreías sin parar.
No eres famosa, ni siquiera serías capaz de salir en las revistas del corazón, eres más que nadie, al menos para mí, pero sinceramente, tienes muchas má…

Ruta por el Madrid histórico y misterioso 7.

Imagen
Cuenta la superstición que, antiguamente, los terrenos situados entre la cuesta se San Vicente y San Francisco el grande estaban habitados por brujas, duendes y fantasmas, que empezaron a manifestarse durante el reinado de Alfonso VI y la construcción del Antiguo Alcázar.

Leyenda del Madrid árabe.


Cuenta otra de las leyendas, que, gobernaba Madrid, el moro Aliatar, enamorado de la bella mora Zaida, y para conquistarla, organizó unos juegos y festejos en la plaza del Alamillo.
Comenzó la fiesta de alancear a un toro.
Resultó, que el astado era brevísimo, y cada moro que intentaba clavar su lanza en el animal, terminaba por los suelos.
Apareció un caballero cristiano, que quiso probar suerte, y Aliatar se lo permitió, pensando que correría la misma suerte que los demás.
Pero el caballero alanceó al toro con gran precisión y acabó con la vida del animal.
El caballero se desprendió del caso y enseñó su rostro a la joven Zaida.
Era el CID CAMPEADOR.
Tras su victoria, el cabal…