Entradas

Mostrando entradas de agosto 27, 2012

La felicidad también es una forma de resistir

Este es un correo que me envió Begoña a mi correo, y al leerlo, quise dejarlo en mi blog, porque creo que deberíamos hacerle caso... Lo principal es intentar ser felices.
Maravilloso texto de Almudena Grandes:
Hay muchas cosas buenas que salen gratis. Pasear por la mañana temprano, cuando el sol es tierno, tímido como la brisa que coquetea con las hojas de los árboles. Caminar de madrugada por calles tan llenas de gente como en los mediodías del invierno, para asombrarse de la euforia silenciosa de las parejas que se besan en los bancos, o apoyadas en los pilares de las plazas porticadas. Los que viven cerca del mar lo tienen fácil, pero también es una fiesta meter en una tartera la comida prevista para consumir en casa, despacharla sobre una manta, en la hierba de algún parque, y tumbarse después a la sombra. Asistir a los conciertos de las bandas que suelen tocar en quioscos de parques y plazas mayores los domingos por la mañana. Y frecuentar las bibliotecas públicas, mientras duren…

Duele

Imagen
Hace mucho tiempo, tuve que dejar algo que amaba, para poder empezar algo que amaba aun más.
Tuve que despedirme de compañeros que me habían dado mucho, y me habían tratado fenomenal, para llegar a un lugar desconocido, donde me tendría que ganar el cariño de los demás de nuevo.

Pero cuando me planteo, que en la vida pueden pasar mil cosas y que por obligación tengas que abandonar lo que amas, me cuesta pensar si podría soportarlo.
Cuando comencé a ser maestra, día si, y día también estaba enferma, no es que la cosa haya mejorado mucho estos últimos tiempos, pero llegó un punto, en que creí que el médico iba a ser mi nuevo hogar.
Soy un poco cabezota, a veces aun estando muy mal, voy a trabajar, y cuando llego a casa me pregunto si valió la pena... Pero, al día siguiente cuando vuelvo, tengo claro que si la valió.
Os cuento esto, porque una de esas veces, en que las cosas ya habían pasado del gris al negro más oscuro, mi doctora, entre risas me dijo, si la cosa sigue así, tal vez teng…