Entradas

Mostrando entradas de junio 30, 2012

Isemay 40.4

Esa noche Osmar durmió muy mal, no dejaba de moverse de un lado a otro de la cama, pensando el modo en que le haría entender a su esposa que debía confiar en él. Había pensado también en las palabras habladas con Uwuain y sabía que no era cierto, no la culpaba por haberle pedido al rey que le hiciera marcharse, ella estaba dolida y él podía comprender eso, al fin y al cabo, él había hecho lo mismo cuando se casaron, mandarla lejos, y estaba dispuesto a perdonarla ese punto. Aun así le dolía en lo más hondo no haber estado con ella estos años, la amaba, se lo había dicho una y otra vez y ella debería saberlo, habían sido felices juntos y ella no había confiado en él lo suficiente pare decirle lo que estaba ocurriendo. Saber que ahora se encontraba en peligro le hacía sentir culpable, y estaba seguro de que se entregaría a cambio de la vida de su hijo, ¿Qué madre no lo haría? Quería ver su cara al día siguiente, cuando saliera de su alcoba y Thorpe estuviera allí, aguardando para cuida…

Historia de amor

Imagen
¿Quien se atreve a decir que los animales no sienten? Yo jamás lo había visto con tanta sinceridad, y tan de cerca...
Berek es un apasionado de los pingüinos, siempre anda diciéndome que quiere tener uno como mascota, lo dice de broma, pero se que le encantan jejejeje. Y bueno, ya había oído antes la historia de dos pingüinos macho en faunia, que están enamorados y van juntos a todas partes, han intentado unirles con otras hembras pero ellos siempre vuelven a estar juntos.
El día del zoo, no vimos a dos pingüinos machos besándose, lo que vimos fue una hembra y un macho, pero, me causo mucha sensación, porque le estaba diciendo a Berek que se los pingüinos eligen a una pareja y con ella pasan el resto de su vida, cuando de repente comenzamos a observar que todos estaban en parejas de dos, pero bueno, algunos tumbados, otros juntitos, etc. Estos dos que os muestro, no hacían nada de eso, simplemente se miraban, estuvieron un buen rato así, y de repente, se besaron.
Yo volví mi cabeza h…