Entradas

Mostrando entradas de septiembre 10, 2011

Castillo de Montizón- Ciudad Real

Imagen
Como lo prometido es deuda, y aun no he conseguido las fotos del castillo de Peñíscola, que prometí a Eldan en su blog, hoy, y para todos vosotros, pero en especial para él, que sé que le gustan estas entradas, voy a mostraros, el Castillo de Montizón.
El castillo de Montizón se encuentra junto al río Guadalén, está cerca de Villamanrique, un pueblito de Ciudad Real. Se puede llegar a él por el camino rural que une esta localidad con la de Torre de Juan Abad, otro pueblo, del que ya os he hablado muchas veces.




Deciros que el camino es un poco desastre, es de tierra, y los baches son numerosos, cuando llueve, el agua se estanca, y el barro puede hacer que un coche se quede atrancado, así que, os recomiendo que lo visitéis, en una época del año que no sea muy lluviosa, al menos que tengáis un buen coche.
Dicen que es un castillo de la época medieval, por sus altos y gruesos muros, también que fue después de la reconquista cuando el rey Alfonso VIII, mediante un privilegio real, el que donó…

Isemay- Parte 14.8 VIVO

La hora de la cena llego pronto, fue su hermano el que tocó a su puerta, había decidido que llevaba demasiado tiempo en la cama, y quería respirar el aire fresco, al menos esa noche, que el viento no soplaba con mucha fuerza. Isemay abrió la puerta con descuido, creyendo que se trataba de Doña Encarna. Su hermano la miró sorprendido y sonrió al verla con su nuevo vestido. Después se mantuvo en el umbral mientras la observaba volver junto al tocador y mirarse en el espejo. Estaba tan orgulloso de ella, pensar que había vivido separada de su familia y sola en un lugar que no conocía, estudiando para convertirse en una buena esposa y en una dama respetable, y que todo ello lo había conseguido sola y sin ayuda de nadie. Pero, junto al orgullo se mezclaba una sensación de pérdida, ella llevaba años sin necesitarle, era probable que ahora, ya no le necesitara nunca más, pero él la había echado tanto de menos, sentía tantas ganas de abrazarla y protegerla del mundo como había hech…