Entradas

Mostrando entradas de noviembre 8, 2011

Isemay- Parte 17.4 VIVO

Chicos y chicas, disculparme por no pasarme ni un poco por vuestros blogs, no ha sido mi mejor semana, además de las oposiciones, estoy un poquito enferma, vamos, que lo cojo todo jejeje, y ahora tengo el virus de la gastronteritis, y me tiene echa un trapillo, solo me apetece estar tumbada, y hasta hoy no he tenido fuerzas para levantarme. Pero no os olvido, prometo visitaros en cuanto me recupere. Un besazo, y disfrutar de la lectura.

-Ahora que has dejado de cocinar puedes volver a ponértelo- la indicó cuando ella le miró a los ojos sorprendida. -Sabes que no… -Es precioso, desde que llegaste no te lo había visto puesto- intervino Clotilde. -Lo compró mi padre el día de mi boda- murmuró Isemay entre dientes- Osmar no tuvo tiempo de ir a encargar uno- le observó. -No estaba en casa- la recordó. -Es cierto- forzó ella una sonrisa- ni mi hermano, ni mi esposo asistieron a la boda. Fue bonito ver como mi suegro colocaba un anillo en mi dedo, y pronunciaba por su hijo las palabras de amor y f…

Isemay- Parte 17.3 VIVO

Las mujeres aparecieron tiempo después, sonriendo con las bandejas entre sus brazos, los tres hombres se levantaron para ayudarlas, Lip se acercó a recoger la bandeja de Isemay, pero cambio de parecer mirando a Osmar a los ojos y pasó de largo en busca de la bandeja de su prima. -Que caballerosos- sonrió Clotilde sentándose en la silla cercana a su primo. Isemay ya había caldeado demasiado el ambiente y ella lo sabía, así que opto por sentarse cerca de su esposo, que la apartó la silla, y vertió vino dulce dentro de su vaso. Clotilde sirvió las gachas en los platos y sonrió cuando Uwuain se apresuró a probarlas. -Están buenísimas- sonrió Uwuain- felicitaciones a las cocineras. -Todo es gracias a Lip- habló su hermana después de un largo silencio- no tenía ni idea de cómo se hacían- sonrió mirando al joven inocentemente. -Gracias a su receta, y a tus manos- la habló su esposo cerca del oído, tanto que la hizo sonrojarse. -Si, también- sonrió. -Sus manos son todo un deleite de placer- le piro…