Entradas

Mostrando entradas de octubre 16, 2011

Cuenta una leyenda...

Imagen
"Hace muchos, muchos años, cuanta una leyenda, que en un lugar encantado, donde las palabras se rompen por el sonido de las teclas, donde el viento no se oye, y suena de fondo la sinfonía que menos esperas, una niña de ojos tristes, se encontraba sentada... Esperando.



De repente, apareció un duendecillo, de ojos verdes y juguetón, que la preguntó a la niña que esperaba, y la pequeña contestó,"una señal yo espero, el brujo a mi me lo ha dicho, yo debo esperar sentada, a que aparezca lo acontecido". Después, la niña, pidió al duendecillo que se marchara.



Los días pasaban y la llamada no llegada, y la niña de ojos tristes, se encontraba sentada... Esperando.



El duendecillo, de ojos verdes y juguetón, volvió a preguntarla, que esperaba.

La niña volvió a contestar lo mismo, "una señal yo espero, el brujo a mi me lo ha dicho, yo debo esperar sentada, a que aparezca lo acontecido". Después, serenamente, le pidió de nuevo que se marchara.



El tiempo fue pasando, y el duend…

Isemay- Parte 15.16 VIVO

Imagen
Cuando por fín Osmar, cerró la puerta de su habitación, estaba fatigado, enfurecido y bastante desconcertado por lo que sentía. Isemay se encontraba ya con el traje de dormir puesto cepillándose el cabello frente a un espejo. -¿Lo pasaste bien esta noche?- comentó Osmar al cerrar la puerta y atrancarla por dentro. -Si, mucho- levantó la mirada ella sonriendo pero no dejó de cepillarse el pelo. -Se te habrá enredado mucho el cabello- se sentó en la cama mientras se sacaba las botas- has bailado de un modo poco convencional- la acusó aunque ella le hizo caso omiso. -Nada que no pueda arreglarse con un cepillado- sonrió. -¿Te importa que me quite la camisa?- preguntó después de un silencio. -No, sé que acostumbrabas a dormir así- se sujetó el cabello con una trenza mientras se tumbaba en la cama y se tapaba con las mantas. Osmar, abrió las mantas de su lado y se introdujo en ellas también, después se sacó los pantalones y los tiró a un lado del cuarto, no pensaba pararse a colocarlos en la sil…