Cuenta una leyenda...

"Hace muchos, muchos años, cuanta una leyenda, que en un lugar encantado, donde las palabras se rompen por el sonido de las teclas, donde el viento no se oye, y suena de fondo la sinfonía que menos esperas, una niña de ojos tristes, se encontraba sentada... Esperando.



De repente, apareció un duendecillo, de ojos verdes y juguetón, que la preguntó a la niña que esperaba, y la pequeña contestó,"una señal yo espero, el brujo a mi me lo ha dicho, yo debo esperar sentada, a que aparezca lo acontecido". Después, la niña, pidió al duendecillo que se marchara.



Los días pasaban y la llamada no llegada, y la niña de ojos tristes, se encontraba sentada... Esperando.



El duendecillo, de ojos verdes y juguetón, volvió a preguntarla, que esperaba.

La niña volvió a contestar lo mismo, "una señal yo espero, el brujo a mi me lo ha dicho, yo debo esperar sentada, a que aparezca lo acontecido". Después, serenamente, le pidió de nuevo que se marchara.



El tiempo fue pasando, y el duende, siempre la repitió la misma pregunta, la niña se hizo mayor, y murió allí, sentada, esperando.

Hoy, cuenta la leyenda, que en un lugar encantado, donde las palabras se rompen por el sonido de las teclas, donde el viento no se oye, y suena de fondo la sinfonía que menos esperas, un duende, mira a lo lejos, a una niña de ojos tristes, que se encuentra ante él sentada... Esperando.



Dicen que el duende se enamoró de ella, y que por estar sentada, esperando, la niña no se dió cuenta, de que la llamada que esperaba, era la de un duende, que a su lado, cada día se encontraba.

Ahora, en ese lugar encantado, donde las palabras se rompen por el sonido de las teclas, donde el viento no se oye, y suena de fondo la sinfonía que menos esperas, hay una pequeña cascada, que simbolizan las lágrimas derramadas, por la niña que no encontró su señal, por el duende, que perdió al amor de su vida.



Y dicen que, todo aquel que va a ese lugar, puede sentir, caer las lágrimas, y que si esa cascada, deja caer sobre ti, una sola de sus gotas, sentirás, el amor, del duende, que aun después de muchos años, aun sigue esperando, que la niña de ojos tristes, se de cuenta de que la ama."

Nadie sabe del lugar, pero, hace casi 9 años, yo acudí allí, a esa cascada que os muestro, por una señal, no sé si las lágrimas del duende me tocaron, pero en aquel lugar, sentí, que el amor corría fuerte por mis venas.

Comentarios

Ricard ha dicho que…
Una preciosa historia.
Seguro que ese lugar existe y ademas acontecen cosas inesperadas.
Gracias por regalarnos tan bello relato.
Un abrazo.
Ricard
orthos62 ha dicho que…
Vaya que historia tan conmovedora, me ha gustado. Esperar por el amor, a veces uno tambien tiene que lanzarse po que si no pasa el tren y no te da tiempo a cogerle. No dices el sitio por que las fotos son muy buenas y parece un paraje hermoso, dinos donde anda no nos hagas ser cotillos, jajajaa
un beso y buen lunes.
Amelia ha dicho que…
ohhhhh que leyenda más bonita!!! De verdad que haces bonito cuanto tocas mi Tamara.
Tu chico tiene una joya, espero que te sepa valorar, que si no se agarre los machos que voy a tirarle un buen estirón de orejas, ehhh!! que no me entere yo que te haga llorar como en la leyenda.

Yo estuve de novia de mi marido 9 años (1996 a 2004) y nos casamos el 4 de Abril del 2004 (4-4-2004). Cierto es que cuando yo me hice novia de él tenía tu edad actual 24 años, ya sabés el amor llega cuando menos te lo esperas, ni tarde, ni pronto, llega cuando tiene que llegar.
Un besazo y bonita entrada. Amelia.
^^EldanY^ ha dicho que…
Qué bonito Tamara.

A mi tb me pasó algo de eso.

Un día pasé al lado de un camión con ladrillos y escuché la llamada.

Desde entonces no me lo pienso nunca, a lanzar ladrillos a las chicas.

Ahora en serio, es una leyenda preciosa.

Muas.
Tamara ha dicho que…
Ricard, seguro que si existe, y que cada uno lo encuentra donde cree. Besos.
Tamara ha dicho que…
Amiga Amelia, jajaja, te aseguro que ya los tiene bien agarrados, ya sabe lo que tiene y yo sé lo que tengo jajaja. Por la cuenta que le trae no me hace llorar, creo que cuando de verdad se ama, se sufre más por las lágrimas que derrama la pareja que por las que derramas tu mismo.

Me alegro de que te haya gustado el relato, gracias como siempre por tus palabras.

9 años, espero que esos sean también mis años de noviazgo, ni uno más, apruebo las oposiciones, y me caso, pero primero hay que aprobarlas jejeje. Me gusta a mi el 4, también es mi aniversario, pero el 4 de Noviembre jejeje.

Será que el 4 tiene algo especial... Un besazo, y le diré a mi chico que tiene que leer tu comentario, por si acaso ;)
Tamara ha dicho que…
Daniel, lo mismo era tu llamada, ¿Viste si el que lo conducía era chico o chica? Lo mismo era el amor de tu vida... Si es que...

Me alegro de que te haya gustado. A su servicio, caballero.

Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Orthos, tienes razón, creo que el duende espero demasiado, pero es que ella esperaba una señal, y no a él, a veces las señales, están donde menos lo esperas.

El sitio es en Ciudad Real, no se exactamente donde, porque entramos a un bar a desayunar, después de ir a ver las cuevas, y el camarero nos dijo, ¿Nunca vistéis la cascada? Y nos indicó, pero la cascada, no tiene nombre que yo sepa y no es conocida, esta apartada. De todas maneras de la foto hace 9 años, así que... Puedo preguntar al conductor jejeje. Y lo haré, para que vayáis a visitarlo.

Besos. Descansa.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor