Entradas

Mostrando entradas de julio 31, 2012

Isemay 42.11

Tal vez fueran los últimos momentos que el viviría, pero deseaba pasarlos con él, no podía marcharse de allí, y dejarla sola sin que supiera lo que ella pensaba, lo enfadada que estaba porque fuera a dejarla sola otra vez, podían estar enfadados, pero le iba a obligar a cumplir sus promesas. Corrió hacia su esposo como si el mismísimo diablo la persiguiera, y llegó hasta él antes de que nadie pudiera sujetarla. Sabía que había apartado a algunos de los hombres de su camino, y que seguramente la miraban como si estuviera loca, pero era su esposa, tenía más derecho que nadie a estar con él en esos momentos, no importaba lo que los demás pensaran, no importaba nada, solo sabía que tenía que estar con él. Se agachó a su lado y le cogió de las manos, él pareció notar su presencia pues abrió los ojos para mirarla de nuevo y parecía incluso que sonreía porque ella estuviera a su lado, o tal vez solo era su imaginación. -Cabezota- susurró su esposo. -Debes vivir- fueron las primeras palabras…

Tal vez...

Imagen
Tal vez no sea una princesa, tal y como soñaba de pequeña, no tengo el pelo tan largo y negro como el de Jazzmín, ni un león como mascota, a lo humilde, tuve una perrita y una cobaya, y ahora, solo nos acompaña una tortuga, que no tiene nombre de fiera, y posiblemente no me pueda defender como el león de Jazzmín, pero que, fueron y son las mejores mascotas que uno puede tener.


Tampoco podría morir nunca como murió Blancanieves, atragantándome con una manzana, ya ni siquiera recuerdo cuando fue la última vez que me comí una de esas frutas tan deliciosas, y mucho menos tendré que escapar al bosque defendiéndome de una malvada madrasta, ya que mi madre es la mejor madre que se puede tener, no hace falta huir de ella.

Y en cuanto a dormir hasta que el príncipe encantado venga a darme un beso que me despierte, me encanta dormir, lo haría encantada y más si a una le despiertan con un beso, pero, lo de las agujas y eso, no, creo que ni cosería, ni tampoco me pincharía con la aguja, aunque el …