Entradas

Mostrando entradas de junio 21, 2012

Isemay 39.4

Osmar no podía creer lo que veían sus ojos, su pequeño acomodándose en el brazo de Reynald con esa familiaridad propia de un padre que cobijaba a su hijo bajo su protección, e Isemay, su mano sujetaba fuertemente la de su primo, y le sonreía al entrar en palacio. A penas se la veía con la oscuridad de la noche, pero sintió como ella levantaba la mirada hacia el cielo, como una súplica de que la sacaran corriendo de ese lugar, de hecho, eso parecía cuando miro atrás viendo alejarse el carruaje. Su vestido claro, parecía acompasar sus movimientos cuando comenzó a andar para subir las escaleras junto a su primo. Las hijas del rey ya entraban corriendo por la puerta. -Están juntos- dijo por fin dándose la vuelta para servirse una bebida lo suficientemente fuerte como para que le hiciera olvidar. -Es mi primo- le recordó Uwuain- Reynald e Isemay han estado siempre muy unidos, desde pequeños, él siempre ha sido su sombra, su protector. -Siempre la ha amado, por eso la perseguía como un cor…

Rebajarse

Hace ya bastantes días, tuve una gran desilusión con una persona a la que consideraba una amiga, lo pase bastante mal, pero recibí también mucho apoyo, y es que, jamás he comprendido ni comprenderé, como existen personas que por ser el centro del universo, o por tener amigos, son capaces de rebajarse casi a cualquier cosa, como la de decir si, o dar la razón a todo lo que el otro diga, sin pensar que esta haciendo las cosas mal.
He tenido a lo largo de mi vida, muchos amigos, con los que tuve y tengo momentos inolvidables, unos salen, otros entran de tu vida, pero siempre me he sentido acompañada.
Hubo otros amigos, los que más te defraudan, que cuando no tienen argumentos validos contra ti, hacen, lo que creen que puede dejarles bien de cara al público, pero que lo único que hacen es quitarse la máscara que tanto tiempo les costo construir, yo a esto, le llamo rebajarse, si, porque no hay nada peor que intentar hacer daño a los demás a través del insulto o las malas palabras.
La iro…