Entradas

Mostrando entradas de mayo 2, 2016

Ayer...

Imagen
Ayer era el día de la madre y yo no tuve a mis tres bebés conmigo, Napoleón, Winnie, Coco, ellos no estuvieron en presencia pero se que estuvieron en mi pensamiento como lo están cada uno de los días de mi vida, como lo estarán el resto de ella.


A veces, no pensamos en el camino que estamos recorriendo, pero llega y cuando acaba, aunque duela, sabes que valió la pena haberlo caminado, eso me pasó con mis tres bebés, puedo decir que hice muchas cosas buenas en mi vida, pero tenerlos a ellos tres no lo hice bien yo, sino que fue lo mejor que me ha podido pasar en la vida.

Napoleón era un locuelo, nunca se separaba de mí, fue un regalo de mi abuela por mi 18 cumpleaños después de llorar y llorar a mis padres porque quería una cobaya, y llegó a casa y lo llenó todo de luz durante 5 años, aunque mami era inexperta en su cuidado, aunque probablemente cometí muchos errores que ahora se por experiencia, porque una no nace siendo madre, lo que estoy segura de que Napoleón tuvo fue mucho amor. C…

Se aprende con la vida

Imagen
Hace tiempo escribí esto y he pensado que alguien lo necesitaría leer.

He comprendido que no hay nada como un abrazo sincero, no hay nada como un amigo que se preocupe por ti cuando realmente estas mal, no hay nada como las personas que no intentan echarte la culpa de sus problemas. 
He aprendido que si alguna vez te acusan de no dar lo suficiente, tal vez esas personas deberían pensar que han dado ellos ha cambio.
He aprendido que la persona que dice te quiero demasiado pronto, miente, que la que dice que confíes es en la que más tienes que desconfiar, las palabras cariñosas son muy fáciles de decir, las difíciles son las que pocos dicen y el que los dice es porque es un valiente. He sido inmensamente feliz y lo seguiré siendo con los que jamás han pedido nada y me han dado mucho, han aprendido a quererme a mi, como soy.
Tengo gente a mi lado que siempre es valiente para decirme las palabras difíciles, para decirme cuando me he equivocado, cuando no debí confiar... y lo que más duel…