Entradas

Mostrando entradas de abril 1, 2014

Y tu, ¿a qué asemejas la vida?

Imagen
Desde que ayer me dio por escribir la anterior publicación, muchos me habéis preguntado el motivo por el que deje de escribir así, la verdad, es que no fue un motivo y no he dejado de hacerlo, solo que, para verlo tenéis que ir al blog.
Pero os dejaré algo de hoy...
Nadie puede asegurarte el éxito en la vida, pero tampoco nadie te asegurará los fracasos, nadie sabe si caerás, de tal modo que nadie sabe el día que te levantarás. Pero esta clara una cosa, nadie vive eternamente caído, del mismo modo que nadie vive eternamente en el silencio, nadie vive eternamente riendo, del mismo modo que nadie vive eternamente llorando. 
La vida da muchas vueltas, para bien o para mal, las da, y de igual modo que una tarde decides salir a pasear y pones un pie delante del otro para llegar a un destino o a veces incluso a ninguna parte, de ese modo, avanzamos en la vida, a veces con una meta, a veces sin nada a lo que agarrarnos al final, pero independientemente de todo eso, lo más probable es que si s…

Una nueva vida- Capítulo 8.5

Imagen
— Me llamó José- se presentó

— Mi nombre es Ascra- rió- disculpe por lo que acaba usted de ver, es que mi hija ha estado enferma y este bruto de Jordán la quiere mandar a trabajar a las uvas

— No se preocupe Ascra, yo me encargare, ¿es usted casada?- la preguntó

— Si, pero mi marido viaja mucho, aquí solo tengo a mi pequeña.

— ¿Asistirá mañana a las uvas?- la cortó lo que ella iba a decir

— No mi señor, no esta permitido ir sin un hombre- rió

— ¿Le gustaría ir?, no es por ser indiscreto pero mi prometida no llegará para las uvas y no conozco esto, no me gustaría hacer el ridículo.

— Claro, iré con usted- sonrió- me acuerdo cuando usted era pequeño y correteaba por aquí, parece mentira que no se acuerde, pero nunca nos habíamos presentado

— ¿Podrá dejar a su hija sola?

— Si, ella sabe cuidarse... bueno, ya hemos llegado

José y Ascra entraron en la iglesia, ella se dió cuenta de que era muy tarde y se disculpó, José andó solo por las es…