Entradas

Mostrando entradas de marzo 31, 2014

Sorpréndete de las cosas simples

Imagen
No quería interrumpir los capítulos del libro jejeje, pero después de una semana un poquito reguleras, me puse a leer las cosas pasadas que había puesto en el blog, reflexiones mías, y os sorprenderá, pero pensé... ¿esto lo escribí yo? Y después me puse a pensar cuando esto del blog se convirtió en una especie de obligación, y dejo de ser la esencia que quería que fuera, y bueno, eso, unido a unas cuantas conversaciones de esta tarde, me hicieron crear este pensamiento... para el que quiera leerlo.
Dicen que cuando algo en tu vida cambia es porque otro tanto tiene que llegar, no hay lugar en la vida para tener dos motos y que te gusten igual, para tener dos coches y que te gusten igual, para tener dos amigos y quererlos igual... por tanto, todo lo que se va, lo hace por una razón, la de dejar sitio a lo que llega.
¿Es más fácil si se van? ¿es más fácil si tu los dejas? Las costumbres jamás fueron fáciles, y de la vida, si lo pensamos bien, lo que duelen es eso, si estas acostumbrado a…

Una nueva vida- Capítulo 8.4

Imagen
— ¿Todavía recuerdas la hacienda?- le preguntó Mateo
— Si padre, aunque esto ha cambiado mucho- rió- las muchachas aquí son cada vez más bellas.
— Hijo mío, nunca cambiaras, me acuerdo cuando de pequeño corrías detrás de una muchacha de la aldea, ¿Cómo se llamaba? Tengo que acordarme...mmm
— Mariana- rió José- aun la recuerdo, con ese pelo y esos ojos.
— Mi señor- saludó el capataz- Señorito José, cuanto tiempo sin verle.
— Matías- le abrazó José- nunca pensé que te conservarías así de bello- rió
— ¿Hay alguna novedad, Matías?- pregunto Mateo
— No mi señor, ninguna, la cosecha esta muy avanzada, las uvas se recogerán mañana. ¿Asistirán a la ceremonia?
— Por supuesto- rió José- y que pena que mi prometida no pueda verlo, sé que la encantaría
— Matías, creo que deberíamos dar una vuelta por la hacienda, dejaré que las criadas preparen los cuartos.
— Padre, yo quisiera ir a la iglesia, como hacía de pequeño, ¿Por qué ya que estoy aq…