¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger
Si me visitas, coméntame y déjame tu enlace, son muchos blogs los que sigo, puede que no pueda encontrar el tuyo. RECUERDA: Siempre devuelvo la visita.

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Seguirán saliendo entradas cada día y os iré visitando y contestando cuando pueda, han sido dos mesecitos muy duros, he necesitado apartarme un poco de todo, espero tener vacaciones y disfrutar de vuestros escritos.

Muchas gracias por vuestra comprensión. Os echo de menos.

31 de octubre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 38.4


Eric subió a ver a su mujer y cuando entró al cuarto Dolinda y Melinda salieron al igual que todas las criadas, este se acercó a la cama y observó el pequeño bulto que había al lado de su esposa, la miró y se acercó a ella tocó la cabeza de su hija y beso a sus dos mujeres en la frente.

— Gracias mi amor, en verdad es preciosa- y Sajira le sonrió

Les dejaron estar solos varias horas, aunque Radians entró para decirles que debía dar de comer a la pequeña, cuando entró Eric la tenía en sus brazos y miraba a su esposa. 

Pasadas varias horas el resto de la familia subió para saludar a los padres, felicitar a Sajira y ver a la nueva miembro de la familia. 

Radians había estado agotada así que después de eso se marchó a descansar igual a su cuarto, disculpándose pues no bajaría a comer.

Bueno, terminamos el mes, y con esto el capítulo 38, os contaré unas cuantas cosas que no he tenido tiempo de contaros este mes y después continuaremos con los siguientes. Gracias por estar un mes más aquí y por leer el libro.

30 de octubre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 38.3


— Sajira, amor, un último esfuerzo y tu bebe estará aquí con nosotros, ahora- grito cuando azotó a Sajira otra contracción.

Después de ese grito vino el silencio seguido por el llanto del recién nacido que inundo la habitación, Radians sacó lo que quedaba del cuerpo del niño dentro de la madre y atando con una cuerda el cordón que le unía a su madre, para cortarlo y que ninguno de los dos sufriera daño, cogió al bebe en brazos y lo enrolló en una toalla limpia entregándoselo a su madre.

— Tu hija es preciosa- la felicitó- enhorabuena mama- y una lágrima calló por su mejilla al ver como Sajira lloraba y mostraba su hija a las presentes

— Gracias- la susurró Sajira- gracias a ti y a todas- sollozó agarrando la manita de su niña que se movía inquieta entre los brazos de su madre que la acunaba para que dejara de llorar

— Eso es síntoma- dijo Irene refiriéndose al llanto- de que está sana

— Ahora estate quieta- sonrió Radians a Sajira pues tenía que cerrar la herida de la dilatación

— Déjame coger a la pequeña- dijo Dolinda mientras estiraba los brazos- Medi, vamos a lavar a esta enana- dijo haciendo arrumacos al bebe mientras lo ponían encima de una pequeña mesa que habían preparado para eso

— Y nosotras- la indicó Irene a Radians- vamos a limpiar a esta hermosa mama- y sonrió a Sajira

Cuando la hubieron lavado, cambiado las sabanas y entregado a su bebe de nuevo para que la cogiera, Dolinda y Medina se quedaron recogiendo la habitación mientras Irene y Radians bajaban a dar la noticia a Eric.

Cuando llegaron a la sala Eric estaba sentado delante del hogar, José le tocaba el hombro ya que este parecía estar bastante nervioso, Mateo tomaba una copa de Whisky mirando por la ventana. 

Simón las vio entrar y miró a su esposa que llegaba sonriente, Eric al verlas se levantó de un salto de la silla y se quedó frente a ellas al igual que José, Diego y Mateo, esperando que dijeran algo.

— Dale tú la noticia- la indico Irene a Radians- ella ha ayudado a que nazca el bebe- dijo y José observó que Radians tenía manchado de sangre el delantal que se había puesto.

— Eric, ya puedes subir a ver a tu hija- le sonrió Radians- enhorabuena papa y Eric la abrazó y sollozó en su hombro mientras Simón abrazaba a su esposa y José, Diego y Mateo le felicitaban

— Gracias- la sonrió Eric

— Sube a ver a tu esposa

29 de octubre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 38.2



Radians salió al invernadero y buscaba las plantas que iba a necesitar para preparar el brebaje que no era para disminuir el dolor, sino para que se adelantara el parto y para que la madre se tranquilizara, después de haberlo preparado, subió a la habitación rápidamente. 

Sajira miraba al techo mientras agarraba fuertemente la mano de Dolinda que la miraba y la decía que respirara, después de entrar cerró la puerta tras de sí, Irene la observó unos minutos y después continuó mojándola la frente.

— Buenas- saludó Radians y se acercó a la cama en el momento en que a Sajira le paraba una de las contracciones- pequeña- la sonrió- bebe esto- y la entregó el vaso con el brebaje, te ayudará a que nazca el niño

Después de que se lo hubiera tomado, Radians la sonrió para darla ánimos y después fue hasta donde estaba Irene, observó la vagina de Sajira y la dijo que aún quedaba mucho parto así que lo mejor era que se tranquilizara, del mismo modo pidió a Medina que bajara y le dijera a Eric que todo iba bien y que aún quedaba mucho rato para el parto pues hacía apenas una hora que le daban contracciones. 

Así pasaron horas y horas, comenzó a amanecer, las contracciones de Sajira eran cada vez más seguidas, pero aún no estaba lista habían pasado ya seis horas, Radians indicó a Medina y a Dolinda que se fueran a descansar y que tranquilizaran a Eric. Cuando el parto comenzara las avisaría.

Irene agarraba la mano de Sajira mientras Radians la humedecía la cabeza y la decía palabras alentadoras aunque esta no paraba de gritar cuando la venía el dolor y no paraba de quejarse, Radians la dijo que intentara dormir aunque sabía que sería imposible.

— Sajira, mi amor- la dijo Radians dulcemente pasadas las ocho horas- yo creo que ya estas lista- y la miró mientras Sajira gritaba y entraban al cuarto Medina y Dolinda a las cuales ya había avisado- está bien, Dolinda querida, dala la mano y tu Medina humedécela la frente y sécala el sudor de la cara, Irene, llama a Flor y a Violeta que traigan una toalla, para arropar al bebe cuando salga.

— No dejes que se muera- grito Sajira en uno de las contracciones, mientras se incorporaba del dolor

— Sajira, no dejare que se muera, ayúdame de acuerdo- la sonrió- haz lo que yo te diga, es el primer parto que atiendo, pero he visto a mi madre atenderlos muchas veces, escúchame, coge aire- y observó como Sajira cogía aire- intenta tranquilizarte- la tocó una pierna para darla fortaleza- ahora sopla y cuando venga la contracción empuja, empuja con todas tus fuerzas porque depende de ti que la cabeza de tu bebe salga

— No voy a poder- grito y sollozó a la vez Sajira

— Claro que podrás, llevas ocho horas con dolores, ahora solo te quedan unos minutos más y traerás a tu bebe al mundo, escúchame, sopla y concéntrate solo en él, ahora aprieta, empuja- la dijo alzando la voz para que se oyera entre los gritos de Sajira- empuja, empuja- y vio como la cabeza del pequeño se movía aun dentro de su madre- está bien, respira y vuelve a soplar porque ya veo la cabecita, venga Sajira, sopla, sopla, empuja, empuja- y vio como la cabeza del pequeño volvía a moverse haciendo un esfuerzo por salir de dentro de su mama- será un niño ansioso, ya quiere salir- la sonrió a Sajira- venga otro intento, coge aire y empuja- volvió a alzar la voz mientras Sajira gritaba

Repitieron la misma operación durante diez o veinte veces más hasta que el bebe se abrió paso entre la vagina de su madre y sacó la cabeza.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...