Isemay- Parte 11. 4 VIVO



-                            Esta bien Uwuain, saltaré yo primero, después envíamela a ella- le dijo Osmar.
-                            No, yo saltaré primero, si algo me ocurre al caer, se que puedes sacarla perfectamente de aquí- le susurro solo para que él lo oyera.
-                            Enseguida nos vemos, hermanita- la beso Uwuain en la frente y la abrazó con fuerza.
Osmar estaba a punto de quejarse de la decisión tomada por Uwuain, cuando este rápidamente paso sus brazos a través de la abertura, tomando todo el impulso que pudo con el suelo, su cabeza le siguió poco después, y cuando vio el exterior y lo lejos que estaba la caída, se impulsó con todas sus fuerzas para separarse de las rocas del saliente. Su cuerpo chocó contra el agua y una ola lo arrastró hacia abajo, seguidamente consiguió sacar la cabeza del agua, y cuando recuperó un poco de aire, grito, aunque no sabía si le oirían pues el hueco estaba a una gran distancia del agua.
Osmar oyó a penas un leve eco de la voz de su amigo, tomó a su esposa y la apartó de la abertura cuanto pudo, después él se asomó y evaluó el terreno.
-                            Esta bien- la dijo tomándola por los hombros de nuevo- saca los brazos, después la cabeza, y yo te impulsaré para que te alejes de los salientes, cuando caigas, acuérdate de pegar los brazos al cuerpo y coge aire antes de entrar al agua, enseguida estoy contigo- la abrazó con fuerza y después la tomó de la cintura para levantarla en el aire y que pudiera meter los brazos por el hueco.
La costó varios intentos, pues era difícil acertar cuando uno no veía el agujero, Osmar la miraba desde abajo y la indicaba donde estaba el agujero.
-                            Agacha la cabeza- la ordenó mientras la empujaba para que entrara.
El aire de la brisa la dió en la cara cuando llegó al otro lado y se impulsó un poco para conseguir separarse. Intentó abrir los ojos, pero no podía, caer a ciegas en el mar, no saber a que altura se encontraba y tampoco poder buscar a su hermano, le parecía una aventura peor de las que había vivido dentro de ese castillo. No la dió tiempo a tomar aire, pues su esposo la empujó con fuerza de los pies para que cayera al vacío.
Abrió la boca para gritar, pero el habla se le había congelado, así que la cerró tomando todo el aire posible, no se acordó de juntar los brazos al cuerpo, era difícil controlarlos a la velocidad a la que caía, chocó contra el agua mucho antes de lo que esperaba, y como a su hermano le había ocurrido, el impacto la arrastró hacia abajo, cuando volvió a la superficie una ola la impulsó de nuevo a bajar, dos poderosos brazos la rodearon por la cintura bajo el agua sacándola a la superficie.
-                            Coge aire- la instó su hermano- viene una ola.
Y según terminó de decirlo otra vez el agua los empujó hacia abajo, Uwuain miró el rompiente, y volvió a gritar, pero Osmar no había esperado su grito y ya caía al vacío para unirse a ellos. Isemay permaneció entre los brazos de su hermano hasta que Osmar se los unió en el agua.

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
excelente narración, describes muy bien las
sensaciones de los personajes


besitos y buen jueves-viernes
Tamara ha dicho que…
Gracias Elisa, me alegro de que te este gustando.

Un beso, y que tengas buen viernes.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor