Quiero que viva

Pues si el otro día era Eldan, en su blog el que escribía de salvar animales abandonados, hoy mi madre me despertó poniéndome un pájaro en la cara. Pero voy a comenzar desde el principio.

Esta mañana mi madre se ha ido a pasear, y ha visto que había un montón de palomas muertas por la calle, no sabemos si porque alguien ha querido acabar con ellas envenenándolas, o porque en los árboles había alguna plaga y han querido acabar con ella, el caso es que los perjudicados, los pájaros.


Mi madre y mi prima iban andando cuando un señor se ha parado delante y ha dado una patada a algo, muy inteligente por parte del señor, el día que él esté medio moribundo, que alguien llegue y le dé una patada, a ver cómo le sienta... Pero bueno, gracias al comentario que ha hecho, mi madre ha visto al pajarito. 


Al principio solo se ha fijado en que había un pájaro muerto, como tantos otros que había en la calle, pero al darle la patada el señor a otro pájaro más pequeño, este se ha vuelto a poner al lado de su mamá, la gente ha empezado a decir "anda, si está vivo, va a morirse". Valiente comentario, esta vivió, pero no merece la pena, porque va a morirse, me pregunto, ¿Acaso mientras hay vida no hay esperanza?


Pero mi madre, bueno, ella no quiere animales en casa, porque los coge mucho cariño y luego cuando mueren... Lo que nos pasa a todos supongo, pero el caso es que ha recogido al pajarillo, y tremendo susto me ha dado cuando al abrir los ojos, he visto un pájaro en mi cara.


No es que sea raro, porque en mi ventana, al vivir en un edificio alto, se posan palomas, urracas, etc. Pero tan cerca, por un momento he pensado que se había colado en la habitación.


Al principio no sabíamos que darle de comer, pero el pan, aunque fuera mojado, parecía no quererlo, estaba triste, se le notaba, cualquier se pondría triste si se le muriera su mamá, al menos yo lo creo así, por mucho que sean animales:


Poco a poco, he empezado a darle agua con el dedo, al principio ni abría la boca, es lógico también, yo tampoco me fiaría de un humano, cuando minutos antes me habían estado dando patadas, pero cuando ya llevábamos un rato, ha abierto el piquito y ha bebido, después lo ha estado haciendo todo el rato.


Le hemos metido a una cajita de cartón, estará más seguro o se sentirá más a salvo que si lo tenemos entre nuestras manos todo el día, pero se ha puesto de pie, y después de beber varias veces, hasta se ha movido en la cajita, ha comido un poco de pan mojado con agua... y bueno, el caso es que, quiero que viva.

No sé si habrá comido veneno, si estará enfermo, pero va comiendo, y eso ya es un paso, y bueno, pase lo que pase, ahora alguien lo recordará en una entrada de un blog.


Me voy a cuidarle, os dejaré unas fotillos en la próxima entrada, aun no quiero hacérselas para que no se asuste ahora que va cogiendo confianza.


Un beso.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estás hecha una madraza, después del pajarito vienen los niños :)

Dale, en la punta de un palillo, miguitas de magdalena mojadas en leche.
Tamara ha dicho que…
Juan Ignacio estoy probando con migas de pan, que magdalena no tenía, pero he leído que como lo he tocado, aunque quiera, ya no puedo volverle a llevar a la calle, porque huele a humano y los demás pajaros lo matan, no sé si será verdad, pero ahora resulta que si que me he convertido en madre.

Jop, no tengo ni idea de cuidar pájaros, creo que me conoce ya como la pesada, no dejo de intentar que beba y coma, cuando ha visto que me he ido al ordenador, creo que me ha mirado hasta suspirando, pensaría, por fín.

Pero ya salta y todo por la caja que no es poco.
Amelia ha dicho que…
Que gran corazón que tienes Tamara!! me identifico contigo, a mi me encantan los animales,pero sufro muchísimo cuando se marchan. Mis hijas andan locas por tener un perrito, tortuga, pajaro o hamster, lo que sea, pero me niego pq. son muy pequeñas y pueden pisarlos, ahogarlos o la pequeña hasta se los comería, fijate lo que te digo. Por esta razón, las digo que cuando sean mayores que ellan decidan y sean responsables del animal.
Y tranquila ese pajarillo esta en la mejores manos y ni de lejos se va a morir, día a día remontará y su destino fué encontrarte Tamara.

Un besazo y cuidaros. Amelia.
pd: un besazo tambien fuerte para tu madre, de tal palo tal astilla...
Tamara ha dicho que…
Gracias Amelia, espero que tengas razón, que viva, al menos parece que de momento lo que está es muy cansado, no sé cuanto tiempo llevaría en el suelo, y sin saber volar ni nada, pues tiene sueño, sed y hambre.

Supongo que todo los niños soñamos con tener un animal, pero es cierto que se disfruta más cuando creces, al menos es algo tuyo y, para siempre, depende de ti. Estoy segura de que cuando crezcan les cuidarán mucho.

Un beso, y gracias por los ánimos, estoy segura de que le llegan, aunque sea a través de mí.
Sergio ha dicho que…
Darle una patada a un pájaro (aunque esté muerto) es un hecho indecente. La paradoja, en este caso, es que la bajeza de ese señor sirvió para que tu madre reparase en el pajarillo enfermo. De este modo extraño se escribe el libro de la vida. Espero que se ponga bien y que no crezca demasiado (asegúrate de que no es un cóndor, águila real, etc :-) Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Una vez que le has adoptado no le puedes volver a dejar en la calle, ya le tienes que cuidar siempre.
Tamara ha dicho que…
Sergio, creemos que es un gorrión, cuando cuelgue las fotos me decís, porque yo de pájaros, cero patatero.
Ya hasta saltó fuera de la caja, voy a ver si busco una jaulita, que si no esta noche entre salto y salto se me pierde.

Para que veas lo mala que es la gente a veces, que son capaces de pegar patadas a un pajarillo enfermo.
Tamara ha dicho que…
Juan Ignacio, yo no sé hacerme cargo de un pájaro, un amigo de mi hermana que tiene una amiga veterinaria, nos ha dicho que el lunes se lo llevemos que se lo queda... Lo malo que de aquí al lunes, ya le habré cogido cariño y no sé si se lo daré.

Todo hay que decir, ya es mi baby jejeje.

Un beso.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor