¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

22 de octubre de 2011

¿Cuando comen, duermen, viven...?

Cambiando un poco de tercio, ya que he terminado el capítulo 15 de Isemay, y antes de empezar a postear el 16, quería hablaros de algo que me resulta un tanto alucinante.

Ayer, fui de visita a un centro comercial, bueno, iba acompañando a alguien, pero visita al fin y al cabo, y  estaba escuchando hablar a las cajeras, una le decía a otra, que horario tenía el sábado, a la que la otra contestaba, que turno partido, mañana, tarde y noche, yo me quedé un poco alucinada, ¿Cómo es posible?

La persona seguía explicando, que tenía turno de mañana de 12 a 6 de la tarde, después regresaba a las 8 hasta las 10, pero debía quedarse esa noche trabajando, sin horario de salida determinado, porque le tocaba el inventario... Yo me pregunto, señoras y señores, ¿Esto es lógico?

Me fui a mi casa con un sabor de boca extraño, ¿Cómo puede ser posible que les aparten así de su vida en un fin de semana? ¿Cuándo comen? ¿Cenan? ¿Duermen? ¿Viven?.

Ahora ya veo un poco más lógico cuando voy a comprar y no me reciben con una sonrisa, ¿Cómo lo hacen? 

Es imposible sonreír a un cliente cuando estás cansado, cuando sabes que llevas sin ver a tus hijos, esposa, marido, durante días... O sólo unas pocas horas, cuando tus horarios de comida han sido cambiados y tus horas de sueño también.

Eso sin contar, que la mayoría de los trabajadores compaginan su tiempo con estudios.

Os cuento esto, porque yo he trabajado en ese centro comercial, yo sé lo que es esa vida, y antes lo veía normal, entraba a las 8 de la mañana a la universidad, salía a las 3 de la tarde, entraba a trabajar a las 4 de la tarde y salía a las 11, todo, para conseguir pagar mis estudios, por lo que lo hacía con gusto. 

Pero ahora, cuando lo veo desde fuera, y como llega el sábado y te parten el turno, llega el domingo y el centro comercial abre sus puertas... Me pregunto, ¿Por qué les exigimos tanto?

Cuando llegan los clientes enfadados por largas colas en las cajas, y contestan mal a los cajeros, dependientes, reponedores, ¿Se preguntan cuantas horas lleva trabajando esa persona? Es inhumano, ilógico, y te quita tu vida, la que os recuerdo solo tenemos una y pasarla encerrado en un centro comercial trabajando, no es gusto de nadie.
Ahora comprendo que no existan sonrisas por parte de los cajeros, dependientes, etc. Lo entiendo muy bien.

Mi sonrisa para esa cajera, y otros tantos, que esta noche no dormiran, porque nosotros tengamos el centro comercial abierto, un domingo más.

Besos.

14 comentarios:

^^EldanY^ dijo...

La verdad es que, en pleno siglo 21 seguimos siendo esclavos y tal vez más que cuando no teníamos nada, es más, no tenemos nada pero creemos tenerlo.

El sistema tiene que ser vuelto del revés como un calcetín o no sé yo dónde iremos a parar.

Buen post, Tamara. Para reflexionar.

Piruja dijo...

Hola Tamara, tal y como están los trabajos se debe tragar casi con todo, pero la culpa no la tienen los dependientes ni cajeras, la culpa primero de todo la tiene la gente que va a comprar un Domingo o día de fiesta yo nunca he ido te lo aseguro y es por eso, si la gente no fuese a comprar esos días los centros comerciales no abrirían por que perderían dinero, pero lo intentaron y la gente respondió como borregos comprando esos días, antes no lo hacían y la gente se apañaba.
Luego están los trabajadores, cuando entras a trabajar en un sitio ya sabes a lo que vas y lo que te toca hacer, si has entrado a trabajar en un sitio así ya sabes a lo que vas, sabes los horarios y los turnos que te tocan, que es duro, si no te lo discuto, pero mas duro es el trabajo de un minero que se pasa horas y horas bajo tierra y poco tiempo con su familia y encima jugandose la vida todos los días, sin saber si cuando se marcha al trabajo sera la ultima vez que los vea y nadie dice nada sobre ellos, y ese trabajo si que es duro.
Luego están los sindicatos, que gracias a ellos cada vez se han ido perdiendo todos los derechos que teníamos los trabajadores, debería ser lo contrario pero no es así, y si estos trabajadores tienen esos horarios se debe en gran parte por que estos señores lo han permitido.
Espero que no te moleste lo que te he escrito pero es como lo veo y que no estoy de acuerdo en lo de pobres trabajadores por tener los horarios que tienen, todos los trabajos en su mayor o menor medida son "pesados y tenemos que aguantar", pero todos cuando nos metemos en alguno de ellos sabemos a lo que vamos, y si es cara al publico ya sabes lo que te toca, lo siento yo lo veo así.

Besos.

Pilar dijo...

¿quien gana con estos horarios sin fin? Convertir el consumo en ocio es una forma más de atarnos bien corto.

Un saludo

Juan Ignacio dijo...

Así es. El blog más leído en Francia fue el de una cajera, de Alcampo o Carrefour, no sé, ante quien llegó una mamá con su hija y le dijo, a la niña, "O estudias o te verás como esta señora". El comentario de la señora lo agradecerá toda su vida la empleada, pues se puso a escribir su blog, se ve que aún le quedaba tiempo para ello, lo hacía a diario; hasta que la contrataron de un medio de comunicación, como articulista, y dejó de ser ejemplo terrorífico para la niña :)

San dijo...

Llevas razón, muchas veces ves esas caras largas, pero no vemos en esas caras el cansancio.
Venga me uno y el gracias será un pelín más sonado.
Un besote para ti.

Amelia dijo...

Cierto, cierto,cierto. Yo tengo una amiga que trabaja para Carrefour, que es uno de los supermercados que peor remunera y peores condiciones de contrato de trabajo que tienen.
Y me cuenta cada atropello que alucinas. Y con unos horarios para morirse.

Muy buena entrada como siempre Tamara, pensando en los demás y observando con tu buen ojo clinico todo lo que te pasa a tu alrededor y es bueno leer estas entradas, porque todos vamos a una velocidad de vida muy fuerte y nos cuesta ponernos en la piel de los demás.

Un besazo, y buen finde. Amelia.

orthos62 dijo...

Nosotros trabajamos para un centro grande y es cierto que tienen a la gente machacada, ahora con el inventario de tres dias, luego los domingos despues las fiestas... cada vez hacen más horas y encima nos tienen que poner buena cara. Aunque por otra parte sería lo suyo por que la culpa no es del cliente, yo no quiero que me cuenten su vida, solo pido un poco de amabilidad. No es pedir mucho no? jeje
un besote niña.nakemiin

Tamara dijo...

Daniel, tienes razón, siempre somos esclavos, si no de los estudios, de la hipoteca, si no del coche,... Siempre hay algo, y de eso las empresas se aprovechan.

Besos.

Tamara dijo...

Piruja, claro que en parte la culpa la tiene el que va a comprar, porque no piensan nada en el trabajador, pero también es cierto que cuanto más nos dan más queremos.

Cuando yo trabajaba allí, estabas cobrando a un cliente y ya te preguntaba, ¿Abrís mañana? Y yo pensaba para mí, ¿Por qué no terminas de comprar hoy todo? Luego llegan a la caja enfadados y con mala cara porque hay una fila enorme, y la culpa la tienes tu, te dan ganas de decirle, no señor, vino usted ayer que no había casi nadie, y decidió dejar cosas para hoy... Vivimos en una sociedad de consumo.

En cuanto a lo de los horarios, no te creas que te dicen todo, porque yo he firmado ese mismo contrato, y pone cajero, y luego es, te necesitan reponiendo, a, pues te vas a reponer porque claro, son contratos temporales y o tragas o no te renuevan, y visto como esta la cosa, tragas. Y en cuanto a lo demás, te dicen entre semana un turno fijo, tarde o mañana, fines de semana partidos y trabajas los domingos que se abra, pero no sabes que partidos indica que te van a poner unos horarios malos, en los que no puedes ni comer, y que los domingos, implica que en diciembre, por ejemplo, no vas a librar ni un día a la semana. Tampoco implica que ahora cerramos a las 11 de la noche, ahora a las 10... Porque tu no firmaste eso, pero te callas, por lo mismo.

Sobre los mineros, tienes razón, es un trabajo muy duro, puse el ejemplo de los cajeros, como podía haber puesto cualquier otro trabajo que sea igual y se rían del trabajador. Pero te entiendo.

Los sindicatos ya son otro asunto, una panda de chupoptero, que bailan al sol que más calienta, es decir, el que paga, la empresa, porque no me parece lógico que Madrid, que es lo que me afecta claro, abra 22 domingos al año, mientras que el resto de ciudades 6.

No me molesta que cada uno de su opinión, tranquila jejejeje. No tenemos porque opinar igual, si no, el mundo sería muy aburrido.

Besos, y pasa buen domingo.

Tamara dijo...

Pilar, gana la empresa, porque los trabajadores tienen el mismo sueldo. Pero tienes toda la razón, convierten el consumo en algo adictivo, y la gente se deja enganchar.

Besos.

Tamara dijo...

Juan Ignacio, siempre dicen que el que quiere, puede jejeje, así que la joven sacaría tiempo de donde fuera.

La madre puso un buen ejemplo, a mí me da miedo pensar en todos los jovenes que por no estudiar, terminarán en un centro comercial explotados... Porque al no tener otra cosa tienes que tragar con todo. Yo al entrar a trabajar allí, tuve claro que era temporal, mientras conseguía dinero para sacarme la carrera, al año, les dije, que me voy, que soy maestra.

Me alegro de que la cajera se autosuperara, eso deberían hacer todas.

Besos.

Tamara dijo...

Gracias San, seguro que te lo agradeceran, porque te aseguro que los implicados e implicadas lo leerán.

Un besazo.

Tamara dijo...

Amelia, añado algo de ese centro comercial, y es que ahora, se dedican a realizar contratos formativos, de esos nuevos que ha sacado nuestro gobierno, y les pagan 500 euros por trabajar ocho horas, pero como son becarios, pues madre mía, es un sueldazo, pensarán algunos...

Que triste.

Gracias Amelia, creo que deberíamos a veces frenar en seco y pensar, ¿Qué esta pasando? Pero el mundo gira tan rápido para algunos, que no tienen tiempo para un descanso jejeje.

Un besazo, pasa buen domingo.

Tamara dijo...

Orthos, si tienes razón, yo jamás discutí con un cliente que no me tocara las narices jejeje, como una vez, que un cliente, me llegó, me puso el carro en medio de la caja, y me dijo, me lo cuidas que para eso estás, no discutí con él, le deje que se fuera, llame a seguridad y se llevaron el carro, al rato cuando vino, se puso a chillarme y le dije, a mi me contrataron de cajera, no cuidadora de carros, y siempre con una sonrisa, se fue a ponerme una reclamación, pero creo que le molestó más que le sonriera. Me acuerdo que había unos chicos jóvenes detrás, y que al pasar por mi caja, me dijeron, ya era hora de que alguna le plantara cara, porque siempre hace lo mismo, hemos coincidido con él ya varias veces, y nos hace esperar un montón hasta que regresa. Esos mismos chavales, siempre que venían a comprar lo hacían por mi caja.

Hubo otra vez, que me invitaron a una fiesta y todo, eran chavales jóvenes que llevaban un montón de bebida para una despedida de soltero, y no se puede vender alcohol, a partir de las diez, al menos que el de seguridad lo autorice, y le dije, hombre, que con todo lo que llevan los chavales, no iban a venir a comprarlo a las 5 de la tarde, que se les queda caliente, que no van a una casa con nevera, que han alquilado un local, y los chavales mirándome, el de seguridad acepto y me invitaron a la fiesta, pero no fui jajaja.

Sé que los clientes no tienen la culpa, pero si te hablan mal, ¿Por qué vas a contestarles bien? A mí, siempre con respeto, incluidos los jefes, que no tolero ciertas faltas.

El problema es que esos cajeros, lo mismo el cliente por delante tuya, les ha tratado mal, y hay que tener la cabeza bien amueblada para pensar que el siguiente no tiene porque hacerlo igual, pero es lógico que llegue un momento que digas, paso de todos, a mi me pagan por cobrarles, no por sonreírles o tratarles bien, y si unimos eso al cansancio de estar allí, a que tu hijo te dio mala noche y no dormiste, a que no has comido a tus horas, a que no te dejan ir al baño, y llevas dos horas pidiéndolo... Todo se une.

Que vamos, que el cliente no tiene la culpa, pero solo a veces.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...