Isemay- Parte 23.2 VIVO

Aquí termina el capítulo 23, es cortito, y bueno, ahora os explicaré algo del libro, y es que se divide en varias partes con un transcurso importante del tiempo, durante la segunda parte, irán apareciendo escenas y pensamientos de lo que no os cuento, espero que os vaya gustando, os dejo unos días, para que leáis todos los atrasos que tengáis. Un besazo.


-                          Era un regalo para mi hermano- le dijo- para que recordara cada momento de su vida la forma en la que se despidió de mi- dijo con dolor.
-                          Estaba dolido- intentó defenderle él.
-                          Y yo también- fue su respuesta- era una niña a la que sacaron de su hogar para casarse, todo el mundo me decía lo feliz que iba a ser, pero esa felicidad nunca llegó- se volvió para mirar por la ventana los jardines que ahora podía observar sin llanto después de tantos años.
-                          Te haré feliz- dijo abrazándola por la espalda y entrelazó sus manos sobre su vientre- te lo prometo.
            Los minutos pasaron sin que ninguno de los dos se diera cuenta de que el sol caía mientras ellos permanecían quietos y esperando a que el tiempo borrara el dolor de los recuerdos. Un caballo relinchó en el silencio. La tarde llegó y con ello los hombres salieron como cada día al campo de entrenamiento a practicar con sus espadas. Una criada subió para recoger el cuarto de la señora, pero salió con sigilo cuando los vio parados frente a la ventana. Las nubes parecían pintar tapices en el cielo, como si quisieran conmemorar que la señora estaba de vuelta en casa.
-                            Puedes quedarte con tu amante- rompió Isemay el silencio.
-                            La he pedido que se marche- no la soltó mientras se lo decía.
-                            No tenías que haberlo hecho- por fín se movió para separarse de él- voy a descansar un rato, después te veré para cenar.
-                            He ordenado a los hombres que vayan a buscar tus pertenencias a Sabell, solo esta a medio día de camino, seguramente volverán para esta noche. Traerán todo, porque no se si tienes algo importante que recoger allí.
-                            ¿Por qué trajiste todas mis cosas aquí?-  preguntó cuando él se volvía para salir por la puerta.
-                            Creo que inconscientemente, siempre supe que volverías.
-                            Si tengo algo importante que quiero que traigan, pero preferiría ir a recogerlo yo.
-                            Lo harás cuando mis hombres estén seguros de que el camino esta despejado, no voy a permitir otro secuestro.
-                            Reyna me echará de menos.
-                            Isobair me aseguró que la traería, no debes preocuparte por ella.
-                            Está bien.
-                            Isemay, he ordenado doble seguridad, hay más turnos de guardias, y quiero que salgas siempre acompañada, habrá hombres durmiendo en la puerta de nuestra alcoba cuando yo no este en casa, y permanecerán en las entradas a los pasillo cuando duerma contigo. No quiero que te alejes sin decir donde vas, y no desaparezcas de la vista de ninguno de mis hombres.
-                            Te agradezco el despliegue de seguridad, me sentiré mejor sabiendo que estoy protegida.
-                            Nadie más, va a hacerte daño, ahora date un baño, te veo en la cena- dijo antes de cerrar la puerta tras él.

Comentarios

^^EldanY^ ha dicho que…
Lo que no sé, es quién de los dos se quedaría con el mando de una hipotética tele, menudo panorama profeeeee :)
Tamara ha dicho que…
Jajajajaja, pues Isemay seguro, por la cuenta que le trae a Osmar, se lo deja...

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

Masaje de Shiatsu para el Síndrome de Ménière... mi experiencia

BLOG REGISTRADO