Isemay- Parte 31.2 MUERTO

          
Los dos amigos se miraron, Uwuain estaba arrepentido, pero la vena de la sien de Osmar no comprendía que había sido un error, tampoco su cuerpo que ansiaba todavía besar los labios de su esposa. Como en un instinto, permaneció en la puerta, sin interrumpir en el cuarto, guardando una distancia de seguridad prudente entre ellos.
-                             Lo siento, no sabía que estabas con ella- dijo por fín al notar la tensión masticable en el ambiente- pensé que la encontraría sola.
-                             ¡Podías haberlo imaginado!- le rugió- sé muy bien que todos visteis como esta mañana salió a discutir conmigo a cubierta.
-                             Si, lo vimos, y por esa misma razón. ¿Cómo iba a saber que os ibais a estar besando?
-                             No nos estábamos besando, iba a besarla en el instante en que entraste- maldijo su suerte de nuevo- ¿Sabes lo que me ha costado llegar ahí?
-                             Supongo que no te lo ha puesto fácil- sonrió orgulloso de su hermana por no ponerle las cosas fáciles, aunque aún así seguía estando de parte de Osmar.

Que Isemay se hiciera valer, no le vendría mal a su amigo, durante todo el pasado la había tratado mal, exceptuando el tiempo que estuvieron juntos en Halk, el Halcón no podría estar con una mujer impresionable, tierna y sensible en su cascarón, eso solo le haría aburrirse y Uwuain lo sabía. Su hermana acababa de demostrarle que ninguna de esas facetas iban con ella, y aunque sabía que Osmar lo estaba pasando mal, la actitud de Isemay solo lo hacía darse cuenta de cuanto la necesitaba a su lado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor