¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

4 de mayo de 2012

Isemay- Parte 34.2 MUERTO


Grito su nombre varias veces, lloró, rió, permaneció en silencio esperando oírle… Pero no hubo rastro de él. Sabía que los había vuelto a dejar, en el fondo de ella estaba segura de eso, pero no quería reconocerlo. Se levantó despacio y recogió a su hijo, que nervioso comenzaba a moverse. Se apoyó en un árbol mientras esperaba a que su esposo volviera a aparecer, y dio de comer a Olaft mientras tanto. A la caída de la tarde, con las lágrimas sobre sus mejillas, aceptó que no iba a volver a buscarles. Otra vez se había marchado, sin despedirse de ellos.
Por un momento pensó en quedarse allí, a la espera de que el tiempo, el viento, el frío, el calor, la noche y el día, borraran su dolor y sus recuerdos, de ese hombre al que ella había entregado la vida, y solo la había causado dolor. Permaneció quieta durante horas, con su hijo dormido entre sus brazos, las lágrimas empaparon la poca ropa que el pequeño llevaba sobre él.
-                            Nunca más- se prometió a sí misma una y otra vez.
Olaft lloró para su madre, quiso hacerla reaccionar o al menos eso parecía, pero ella parecía haberse perdido en sus pensamientos. Como de manera automática dio de comer a su hijo durante días, mientras avanzaba con cuidado entre la maleza, ya sin prisa, esperando que algún alma caritativa apareciera para ayudarla, pero en esos tiempos no esperaba encontrarse a nadie, y tal vez fuera mejor para ambos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...