¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

15 de julio de 2012

Isemay 41.4



Ella había demostrado que arriesgaría todo por su amor, entregó su vida, sus recuerdos, por salvarles, entregó el futuro de su hijo y el suyo propio porque ambos siguieran respirando, ahora comprendía, no era rabia lo que la hizo alejarle de ella, era desesperación por saber que él estaría bien lejos de ella, que nada se interpondría ya en su felicidad, ¿Hasta qué punto era capaz él de arriesgar su vida por ella y por el niño? Fue eso lo que la movió a echarle de allí, estaba dispuesta a todo porque él viviera.
Ahora Isemay lo observaba desde el otro lado del jardín, su hijo buscaba flores que metía en una cesta que Osmar sujetaba entre sus brazos mientras le seguía sin quitarle la vista de encima, era un buen padre, eso no podía dudarlo, había cuidado de Olaft desde el primer momento, también era un buen esposo, una vez que conoció lo que ella era capaz de amarle, supo amarla y recompensarla con creces, la había hecho tan feliz en el tiempo en el que estuvieron juntos.
-                            ¿Por qué no confiaste en mí?- preguntó en alto molesta.
Después de miles de conversaciones, cuando sabía que todo estaba perdido entre ellos, comprendió porque su esposo había hecho todo, aun así algo dentro de ella le impedía perdonarle, porque sabía que si lo hacía, mañana volvería a separarse de ella.

2 comentarios:

EldanY dalmaden dijo...

Difícil dilema, querer y no poder, sentir y no poder decirlo, confiar y desconfiar a la vez.

Mola profe

Tamara dijo...

ainsss Dany, el amor es así. Un besazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...