Un encuentro esperado 3.2



Pero los días fueron pasando y ella no encontraba la manera de decírselo, y así un mes y dos, hasta que se encontró en la situación que estaba viviendo ahora, siete meses después, se encontraba de pie, frente a su coche, viéndole marchar en dirección contraria después de haberle llamado a gritos desde el lugar donde se encontraba parada.

Una sola mirada le había bastado para decidirse y caminar en sentido contrario al que ella se encontraba.

Y otra vez, con las lágrimas derramándose por sus mejillas y el vientre abultado, por un bebé que iba a ser de ambos, se montó en el coche, dispuesta a marcharse, pero, si había llegado hasta allí, llegaría hasta el final, ella no podía ser tan egoísta como para negarle el derecho de saber que iba a ser padre.

No pensaba correr detrás de él, y tampoco pensaba perseguirle con el coche hasta hacérselo saber, así que opto, por dejarle lo único que ella siempre llevaba consigo, la ecografía de su bebe, y allí, sujeta en la puerta de su casa con un trozo de cinta que encontró por su coche, le dejó, la única prueba que él tendría de su hijo.

Y montó en su coche, puso en marcha el motor, y continuó su camino, al fin y al cabo, ella siempre tendría algo de él a lo que amar.

FÍN

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Bonito recuerdo, por lo menos no llora ni se hace pis en los pañales :)

Uhmm, valiente chica, sí señor y curioso desenlace.

Abrazos
Aglaia Callia ha dicho que…
Qué final más triste, y aún así hermoso, porque lo siento real, tal y como sucede muchas veces en la vida. Te felicito por haber llegado a darle un cierre tan lindo.

Besos.
Tamara ha dicho que…
Dany en la vida si algo quieres es mejor luchar por ello. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Eso quise enseñar Aglaia, que la mayoría de las veces sucede así, el papá no se hace cargo. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor