Mi abuela



Y hoy quiero recordar un texto que escribí hace tiempo y que iba dedicado a mi abuela.

Mi abuela era la mujer más alegre del mundo, recuerdo su sonrisa, cuando iba a verla, y el modo en que pasaba sus manos por mi cara, se grababa mi rostro en las yemas de sus débiles dedos, ya torcidos a causa de su enfermedad.

Mi abuela era diabética, se quedo ciega, y los huesos ya no la sostenían, a penas podía partirse la comida, y bueno, tampoco podía tocarnos bien... Pero ella, ella era la mujer más alegre del mundo.

Recuerdo que siempre andaba haciéndola preguntas, ella me explicaba paciente, porque la pinchaban, el porque de sus torcidos dedos, porque no podía caminar, y yo, me sentaba allí, sobre la alfombra, y la observaba en su viejo sillón, como me iba relatando porque estaba así, siempre paciente, nunca derramaba ni una lágrima... Ella era la mujer más alegre del mundo.

A veces, cuando me portaba bien, abría su caja de galletas, una caja azul y redonda, donde guardaba galletas María, debido a que no veía a veces la caja estaba vacía, pero aun así, siempre me ofrecía, y la guardaba a buen recaudo, cerquita suya.

Para mi abuelo, yo era la niña de sus ojos, estoy segura, de que para mi abuela también, aunque nunca me lo dijo, pero... Ella siempre fue la mujer más alegre del mundo, y a mí me encantaba verla así.

Cuando falleció, recordé las miles de enseñanzas que ella me había dado, lo fuerte y valiente que había sido durante su vida, lo que me amaba...

Ella adoraba unos pequeños angelitos de la guarda, que tenía sobre el mueble, cerca de ella, siempre mirándola, unos tienen los ojos cerrados, otros abiertos, yo adoraba esos angelitos, ella siempre me los dejaba, creo, que era la única nieta a la que permitía tocarlos, y me sentaba, horas y horas a jugar con ellos sobre la mesa del salón, a pesar de que mis padres no querían que me los dejará.

Era una niña, a veces se me caían y se partían, pues eran de cerámica, pero mi abuela pacientemente, indicaba a mi abuelo que volviera a arreglármelos, al día siguiente, cuando volvía, estaban tan lindos como el día anterior, yo los miraba, sonreía, y volvía a pedírselos.

Desde pequeña, siempre me dijo, que el día que la pasara algo, esos angelitos serían míos, ahora, escribiendo esta entrada, se que ellos me cuidan, los tengo detrás, mirándome, unos los ojos abiertos, otros cerrados, pero mirándome, y se que con ellos, ella esta presente.

Abuela, nunca leerás estas letras, pero... Yo tampoco voy a olvidarte nunca, estas en mí, soy parte de lo que tu me has enseñado.

Mi abuela, siempre fue la mujer más alegre del mundo, a pesar del dolor, de los pinchazos, de la enfermedad... Ella quería vivir, y se ocupó, de que yo aprendiera eso también, tal vez, me di cuenta tarde, pero... Cuando murió, comprendí, que ella por fín estaría descansando y me alegré por esa paz que ella sentiría a partir de ese momento, se que Dios, te tenía un lugar reservado, sufriste mucho, y aun así eras feliz, no creo que haya un ejemplo mejor de superación.


¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•

No te olvides de unirte a mi página de facebook "EL ARTE DE LAS PALABRAS" y acuérdate de visitar al blog que apadrino http://relatosfantasiaelfos.blogspot.com.es/

Un besazo.

Comentarios

Mela ha dicho que…
Hola Tamara... me ha fascinado conocer a tu abuela a través de lo que has escrito
Desde luego, era una señora muy especial... y sospecho que tú has heredado bastante de su especialidad
Tal vez sí ha leído lo que tú terminas de publicar... nunca se sabe
Besos
Lourdes ha dicho que…
Que emotivo el relato de tu infancia. Me ha emocionado. Algunas personas que parten de este mundo no nos dejan totalmente. Un beso grande
Immaaurora ha dicho que…
que bonito, y el refran escogido es estupendo. siempre hay que recordar.

http://losviajesysibaritismosdeauroraboreal.blogspot.com.es/
CHARO ha dicho que…
Tuviste la suerte de tener una abuela y encima maravillosa.......yo no conocí a ninguno de mis abuelos y eso es algo qu he lamentado mucho. Besicos
Francisco Espada ha dicho que…
Yo podría contar una historia similar de mi abuela. Ojalá yo le deje a mis nietos una estampa indeleble en el tiempo.
Besos.
mjesus ha dicho que…
Tamara tu abuela sin duda siempre estara contigo.
Mi padre, era muy espial, tambien se aunque no sedebadecir, era la niña de sus ojos, erroneamente pense que me faltaria nunca, pero me quede sin papi, bueno no veo pero lo oigo, me ayuda muchisimo, por eso no dudo que tu abuela sea igual. muakkkkkkkkkkkkk
Yessy kan ha dicho que…
Que lindo relato sobre tu abuelita. La verdad somos muy favorecidos los que
nos toco la dicha de gozar con ellas, sus besos, abrazos, sabiduria y reganos.
Esos angelitos cuidaran de ti asta el fin de tus dias y mas alla. Abuela asi
lo dispuso cuando te dijo serian tuyos al faltar ella.
XOXO

Citu ha dicho que…
Uy tienes toda la razón te mando un abrazo y te me cuidas mucho
Claribel Alanis ha dicho que…
Hola Tamara que hermoso texto,
y si como decia tu abuela.
Las personas pasan por nuestra vida y dejan huellas que nadie puede borrar ...
Besitos lindo domingo.
Entre palmeras... ha dicho que…
Las abuelas no suelen irse, se quedan para siempre.

Abrazos Tamara y una linda semana
Tamara ha dicho que…
Otro para ti Dany. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Era genial si Mela. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
A mí desde luego que no Lourdes. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Cierto inmaaurora. Un besazo
Tamara ha dicho que…
Jo CHARO, pues lo siento. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Seguro que si Francisco. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
mjesus, sin duda es igual que tu papá. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Cierto Yessy Kan, yo me siento afortuna. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Gracias Citu, otro beso para ti. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Cierto Claribel, y que bella es esa huella. Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Cierto Entre palmeras. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor