¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

4 de julio de 2014

Una nueva vida- Capítulo 19.4


José salió de la habitación por el cuarto de al lado y buscó que no hubiera nadie en el pasillo para salir, después buscó a Flor y la dijo que pasara a ver a Radians, Flor subió las escaleras y entró en el cuarto, unos minutos después entraba José en la habitación, como si fuera la primera vez que la veía en toda la tarde, mandó a Flor a por agua y la indicó que llamara al doctor, la fiebre volvía a subir.

El doctor le exploró la herida y se la curó de nuevo, colocándola una venda limpia, después bajo a explicarle a Mateo lo que ocurría.

— ¿Qué tal esta doctor?- preguntó Mateo al doctor que entraba a la sala seguido por José.

— Radians tiene un sangrado que es signo inequívoco de hemorragia grave- contestó el doctor a la pregunta

— ¿Grave? Pero si lleva más de un año así y no la ha ocurrido nada- comentó José asustado

— Lo único que han sido dañadas son unas cuantas venas, como consecuencia, la sangre que sale de la herida es un flujo continuo y se trataba de sangre roja oscura- el doctor comenzó a explicar lo que la ocurría

— Antes no sangraba- habló de nuevo José

— Ese es el problema, la herida fue cerrada sin que las venas rotas fueran tratadas correctamente, cuando se produjo la lesión, no era una lesión crítica, pero al no haberse tratado correctamente desde el primer momento sus consecuencias podían haber terminado siendo fatales, de haber esperado más tiempo...- se interrumpió, pues todo el mundo en el pueblo quería a Radians

— ¿Qué quiere decir eso?- preguntó Mateo, pues en el fondo se sentía culpable, era su mujer la que había mandado esa cacería, él debería haberla tenido más controlada

— Ahora debe estar en reposo y tenemos que esperar, aunque la bala solo la había rozado, las venas que se rompieron no fueron curadas debidamente y de ahí que ella tuviera desmayos continuos, porque tenía una hemorragia interna...- el doctor suspiró

— Doctor, diga todo lo que tenga que decir, ¿se pondrá bien?- preguntó José

— Aún es pronto para llegar a esas conclusiones pero lo que hace más complicada una hemorragia interna es que exista un shock hipovolémico, y ella lo tiene, a causa de eso se producen los desmayos, porque ella ha perdido demasiada sangre, de momento, debemos tratarlo e intentar curarlo lo antes posible.

— ¿Qué podemos hacer doctor?- preguntó Mateo

— De momento, he pedido que me traigan sangre del pueblo más cercano, voy a hacerla una transfusión. Aunque ya he intentado cortar la hemorragia, me han llamado y me han dicho que tengo una urgencia, así que os dejo al cargo de sus cuidados el mejor método para detener una hemorragia es la aplicación de presión sobre la herida y la elevación del miembro, la presión ya la hemos puesto, pero no podemos elevar el miembro ya que está en un lugar muy complicado, pero si podemos mantenerla recta.

— ¿Qué hacemos mientras usted esté ausente?- preguntó Lidia que acababa de bajar por las escaleras

— Lo que hemos hecho es suficiente en lesiones de vasos de calibre medio. Lo ideal es utilizar compresas quirúrgicas estériles, o en su defecto ropas limpias, sobre la herida y aplicar encima un vendaje compresivo, bien todo esto ya está hecho, pero no sé cuánto tardaré en volver de mi urgencia, así que cuando la gasa que hemos colocado encima se empape de sangre no debéis retirarlo, de hecho ya no pienso retirar la gasa ni una vez más hasta que cese la hemorragia, ya está la herida suficientemente limpia, así que si se empapa aplicar sobre ella más compresas y más vendaje compresivo.

— ¿Y si sube la fiebre?- comentó José

— Rezar porque no sea así, pero de momento seguir poniéndole compresas de agua fría en la cabeza, las muñecas y el pecho. Debo marcharme y no se preocupen, sobre todo, déjenla descansar. Con su permiso- dijo el doctor mientras se retiraba- regresaré en cuanto pueda.

Y aquí termina el capítulo 19, espero que os haya gustado, os dejo unos días para contaros otras cositas y volveré en breves con el capítulo 20.

7 comentarios:

CHARO dijo...

Muy mal veo a Radians, su vida corre un serio peligro.....esperemos un milagro.Besicos

J.P. Alexander dijo...

Uy espero que se recupere. Veamos que pasa te deseo un buen fin de semana

David Orell dijo...

Como te decía: estoy perdido con la historia! te voy a tener que pedir el pdf con los capítulos anteriores!!! :D

Besitos!

Yessy kan dijo...

Las heridas se le complicaron por eso mismo no se recupera. Está muy bueno el suspenso.
Besos

Tamara VN dijo...

Gracias por venir a leerlo. Un besazo.

Beatriz Bragança dijo...

Hola,Tamara
Oxalá que a hemorragia pare!
Pobre Radians! Como tem sofrido, física e psicologicamente!
Está uma bela narrativa!
Um beijinho
Beatriz

Mela dijo...

Desde luego Radians está mal, pero estoy segura de que se recuperará
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...