Una nueva vida- Capítulo 30.5


A lo lejos alguien los vio, Mateo corría hacía ellos, el fuego del pasillo ya se estaba apagando, la casa tardaría meses en recuperarse pero si hubiera perdido a su hijo hubiera sido peor, Mateo se dio cuenta de que no solo había temido por su hijo, sino tal vez también había temido por Radians, en el fondo sabía que ella era la felicidad de su hijo y que si a ella la pasara algo él lo pasaría muy mal.
Cuando Mateo llegó al lado de José y de Radians cayó al suelo de rodillas y abrazó a su hijo sollozando, José nunca le había visto llorar, ni cuando le dispararon, pero en ese momento había sentido tanto miedo por él que necesitaba desahogarse.
    Padre, estamos bien, no te preocupes- le susurraba José sin soltar a Radians de entre sus brazos
Quitón y  Lorena corrían hacia ellos y abrazaban a José mientras Lorena le agradecía que la hubiera sacado de la casa, Nicolás llegó poco tiempo después a su lado y observó a su hermano que no dejaba de mirar a la mujer que estaba tendida en el suelo, Radians respiraba con dificultad, pero aún así se sentía segura y protegida en los brazos de José.
Nicolás, también abrazó a su hermano pero después separó a Lorena y a Quitón de su lado, necesitaba que dejaran respirar, tanto a su hermano como a la mujer que estaba a su lado. Cuando se enteraron de que habían sido encontrados Alfonso y Dolinda también corrieron hacía ellos y miraban a José preocupados, poco a poco toda la familia fue llegando, cuando José cogió fuerzas suficientes y la respiración se le normalizó la gente comenzó a separarse e Irene le indicó que la llevara a una de las tiendas y la separara del lago.
Eduardo llegaba corriendo de dentro de la casa ya que había estado intentando apagar el fuego, se acercó a Radians mientras José le miraba celoso, Radians sonrió a Eduardo.
    Yo la llevare hasta una de las tiendas- le dijo Eduardo- estas muy débil
    No, yo puedo llevarla- dijo apartando a Eduardo de Radians, a la que aun la costaba respirar

José se levantó del suelo, la gente les miraba, cogió en brazos a Radians y camino hacia una de las pequeñas tiendas que habían sido instaladas en el patio por si alguno de los invitados quería quedarse a dormir.

Comentarios

PEPE LASALA ha dicho que…
La verdad es que en estos tres últimos capítulos, que me he leído de golpe, he estado con un nudillo en el estómago... un poquillo de susto. A ver cómo sigue Tamara. Besos y buen finde.
CHARO ha dicho que…
Parece que la novela va a terminar bien.Besicos
J.P. Alexander ha dicho que…
Uy pobre José. Veamos que pasa
Yessy kan ha dicho que…
!Pero que lata da Eduardo!
Me fastidia queriendo interferir entre Jose y Radians. =)
Besos
Mela ha dicho que…
Mateo se ha emocionado y lo comprendo
Y José sigue sintiendo celos por causa de Eduardo... veremos que sucede
Besos

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor