Orgullosa de ser madrileña

En España, en Madrid, en el mundo entero, existen barrios llenos de delincuencia que por desgracia salpican a los vecinos que están allí. Si, así es el mundo. Esto no quiere decir que todos los vecinos que vivan allí sean unos delincuentes, pero si que viven en un barrio con delincuencia.

Mi barrio lo era, hasta que pudieran irlo limpiando poco a poco, gente que roba, focos de droga, y en todos los barrios la hay, pero en unos más que en otros.
No dejan de salir noticias en la tele por ejemplo de que en el centro de Madrid hay carteristas, es por eso que cuando las personas de Madrid vamos al centro, se nos reconoce claro porque nos ponemos el bolso o la mochila hacia delante y vamos atentos al de delante, detrás y al de al lado, no solo en el centro e? Hay otros barrios que también y supongo que eso pasa en todas las localidades.
Una pena, pero es la vida. Yo no me ofendo cuando me dicen que mi barrio era un barrio con un foco de drogas, no tapo el sol con un dedo, lo era, y en algunos sitios, lo sigue siendo, sería algo de risa pensar que todo se ha quitado, pero Madrid es muy bello y mi barrio también lo es, hoy todo se lleno de blanco, como en otros muchos barrios de Madrid, los vecinos han respetado las normas, hay gente que lleva mascarilla y gente que sigue sin llevarla, hay gente que recoge la caca de los perros, hay gente que sigue sin recogerla, hay accidentes de tráfico porque hay gente que conduce como loca, hay colas para entrar al supermercado y también las hay para el médico, hay quien no respeta la distancia y quién la respeta siempre... Pero tenemos panaderías con un pan riquísimo, tenemos multiculturalidad, un montón de colegios e institutos, tenemos vecinos hablando en las calles a distancia (antes sin ella), tenemos parques que se llenan de niños (antes cuando se podía), tenemos... tenemos todas las cosas que tiene otro cualquier barrio, pero no me ofendo cuando me dicen, ¿antes había droga en tu barrio? ¿antes tu barrio no era el mejor barrio de Madrid? pues no, no lo era, pero hablan de los delincuentes, no de mi como persona, entonces ni me ofendo ni me doy por aludida.
¿Por qué? porque no tapo el sol con un dedo, porque echo de menos los momentos en la otra casa dónde jugaba con mis primos y mis amigos, podían dejarse las puertas abiertas, veía a mi abuela cada día y con 5 duros me compraba mil chucherías en la tienda "Del Benito", en un piso todo es distinto y en este barrio todo es distinto. Allí dejábamos los coches abiertos que nadie iba a tocártelo, incluso algunos sin freno de mano porque si molestaba al vecino lo empujaba un poco, cada uno tenía como su hueco, su espacio para los coches y en las noches nos sacábamos las sillas a la luz de la farola y si, vaya, nos liábamos a hablar hasta las tantas de la mañana bajo esa luz mientras los niños, mientras yo jugaba, al escondite, al pilla pilla...
Mis padres me enseñaron el valor de la confianza en el vecino, si te pasa algo grita porque el barrio va a salir a ayudarte, me enseñaron la hospitalidad cuando jamás cerraban las puertas de mi casa y si cualquiera tocábamos a la casa de los vecinos nos daban un vaso de agua a cada uno, me enseñó a huir de la señora gruñona que nos pinchaba los balones y también a no pasar por delante de la casa de la mujer viuda que había perdido a su esposo, nos enseñaban respeto y si hacíamos algo mal el vecino te veía y solo con mirarte ya sabías que no debías hacer eso.
Madrid es hermoso, las personas son hermosas, ¿pero hay delincuencia? Por supuesto, ¿hay personas que pasan de todo? por supuesto, pero también hay otras muchas cosas que nos hacen muy grandes. Tengo la suerte de vivir en un Madrid plural donde se acoge a todos, un Madrid que abre sus puertas, un Madrid que ama a los que llegan y los acoge con las manos abiertas, en el que vas al centro o a cualquier barrio y entras a su hostelería y te sientes como en casa, en el que montas en el transporte público y se sigue cediendo (no por todos) el asiento a los mayores...
El que se ofende porque se hable de un barrio de Madrid y se siente aludido por ello tiene el mismo camino que yo tuve cuando nos dijeron que nos trasladaban de barrio, patalear, llorar, chillar, hacerse la víctima si quiere (en ese caso si lo éramos porque nos quitaban nuestras casas porque no pegaban con los pisos de la zona)... pero mañana, cuando se levante, seguirá viviendo en el mismo barrio, seguirá siendo la misma persona y seguirá teniendo los mismos vecinos, algunos buenos, algunos regulares y algunos malos.
En esta vida he aprendido que el que confía, recibe confianza, el que da a los demás, acaba recibiendo, el que muestra amor, acaba teniéndolo, el que empatiza, recibirá empatía... y sobre todo, que el que quiere cambiar, puede hacerlo. Mi barrio cambió, muchas personas se reinsertan cada día, muchas personas salen de sus entornos para buscar un futuro mejor, con miedos si, muchos miedos, muchas personas hemos madurado y hemos comprendido que no porque "yo soy así" significa que los demás tengan que aplaudir ese "soy así.
Sé feliz, vive, canta, disfruta, esfuérzate por tus sueños, un barrio solo es eso, un barrio y una ciudad es solo eso, una ciudad, pero orgullosa de ser madrileña.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Libros recomendados: El sistema Hanasaki

Premio... Tu blog es el más tierno