¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

18 de febrero de 2010

Ya es mayor


Hoy mi hermana se ha hecho mayor, bueno, no mayor como tal, porque para mí siempre será la pequeña, sino que, ha cumplido dieciocho, como en reyes, y otras fechas importantes mi madre siempre nos cuenta la misma historia, como yo estaba obsesionada porque quería tener una hermana, y mis padres me llevaban a SEPU y me ponían delante de la estantería de juguetes y me hacían elegir una muñeca, y como yo seguía diciéndoles que quería una hermana de verdad.




Una decisión sabía y de la que jamás me arrepentiré, y os diré porque, desde el primer momento en que mi madre salió de casa para dar a luz en el hospital, yo estuve llorando, no entendía porque mi madre se había tenido que ir, yo quería una hermanita, pero ella debería haber venido sola a casa, lloraba cada vez que mi madre me llamaba a casa para hablar conmigo, y la pobre también lloraba de ver a su hija tan triste. 

Después de una gran nevada en Madrid, mi padre llegó a casa y me dijo, no se puede llamar Soraya (nombre que habíamos elegido durante todo el embarazo), las Sorayas se han agotado, la única que queda es negrita, pero queda una Yaiza blanquita, si la quieres, traemos esa, yo estaba emocionada y cabreada, ¿Por qué no habían pedido más Sorayas si sabían que mi hermana se llamaba así? No sé lo que pasó por mi mente, pero sonriendo le dije a mi padre, pues nada, tráeme a Yaiza, como si se tratara de un encargo, justo como me habían enseñado mis padres, vas delante de una estantería y coges la que quieras.




Al día siguiente mi madre volvía a casa, emocionada, mi padre me llevo al hospital, me sentó en una sala de espera, en la que hacía un calor agobiante, yo estaba sentada, con las manos en las piernas mientras mi padre me explicaba que era muy pequeña y debía tener cuidado. 

Se abrió la puerta del ascensor, mi madre estaba allí, sacaba un bulto blanco en los brazos, no se veía nada de lo que había dentro de aquel saco agobiante.

Me abalance contra mi madre, y después de darla muchos besos y abrazos me dijo, ¿Quieres verla? claro que sí, la dije sentándome de nuevo al lado de mi madre, ella se puso a mi hermana en las rodillas, y desabrochó el saco, yo miraba intrigada, no sé qué esperaba encontrar dentro, de repente, una cabecita con las mejillas rojas por el calor, sacó la cabeza y me miró fijamente... creo que ese fue el momento exacto en que empecé a amarla.




Mi madre me dejó cogerla, me dijo que con cuidado, yo no hacía más que tocarla las mejillas, y le dije a mi padre, él bebe tiene calor, mi padre me pasó el brazo por los hombros y me dijo, vayamos a casa.

Cuando llegamos mi hermana no dejó de llorar, mi madre me había dicho que iba a ser muy buena y no lloraba, pero esa pequeña que me habían llevado, no se parecía en nada a lo que a mí me habían descrito, yo le decía a mi padre, ponla el chupete, con el chupete deja de llorar (como los muñecos). 

Después empezó a venir gente a casa, mi hermana en la cuna, la gente se asomaba, y en vez de tener celos de ella, yo llevaba a todo el mundo a que contemplaran a mi muñeca, era mía, mi hermana, yo la había pedido y estaba muy orgullosa de haberla conseguido.



Es uno de los mejores momentos que he vivido en mi vida... y hoy tiene 18 años, no puedo creerme como el tiempo puede llegar a pasar tan rápido, pero así es, hace unos años, yo estaba durmiéndola entre mis brazos, meciéndola en el carricoche, y hoy, es ella la que lo hace con otros, es extraño verla crecer... ella es mayor de edad, pero siempre será mía, mi pequeña.

Jamás creí, que cuando pedí a una hermana, me iba a llegar ella, pero me alegro, no la cambiaría por nada del mundo.


YAI TE QUIERO


¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•

Si te ha parecido útil esta noticia, no te olvides de unirte a mi página de facebook "EL ARTE DE LAS PALABRAS", realiza un comentario en esta entrada y acuérdate de visitar al blog que apadrino http://relatosfantasiaelfos.blogspot.com.es/.

Además, no te olvides que puedes comprar mis libros Isemay y Latidos, pincha encima de sus nombres para acceder, mirar no cuesta nada.

Un besazo.

3 comentarios:

Yaiza dijo...

Q pelota eres jejjee, y yo no lloraba no mientas jejej
q no en serio q muxas gracias q m a gustado muxo q m dediques la publicacion y bueno, aunq yo si q cambiaria de ermana (jeje, q es broma)pos eso q de momento m conformo con la q tengo
Yo también te quiero
recuerdalo

ShAdOw dijo...

Que lindo que lo primero en leer sea tu inmenso amor de hermana, yo también tengo una así... aunque solo le lleva dos añitos a mi hijo mayor (larga historia)gracias por tus palabras en mi blog.

te mando un fuerte abrazo cruzando el espacio que nos separa.

Tamara dijo...

Me alegro de que te haya gustado la entrada, a ella también la gusto mucho en su momento, a veces nos llevamos mal como todos los hermanos, pero es lo más grande que me ha pasado.

Besos y gracias, no había visto este comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...