¿Despedida o comienzo?





A quince minutos de abrir las puertas del cole, estoy buscando la mejor manera de despedirme o de dar la bienvenida al trabajo. Probablemente hoy sea mi último día. Es lo que tiene estar haciendo una sustitución, nunca sabes lo que pueden pasar y la incógnita esta cada día que llegas a trabajar por la mañana y esperas que la profesora a la que estas sustituyendo ocupe tu lugar en cualquier momento, o su lugar, porque al fin y al cabo era suyo.

Al menos creo que en este colegio he dejado huella, como hasta ahora en todos por los que he pasado. He enseñado a los alumnos que no por tener que estar dando una clase de Religión, tenemos que pasárnoslo mal. Hay maneras de contar la historia religiosa que no están reñidas ni con la labor docente, ni mucho menos con la materia que imparto.

He de decir que también tengo nostalgia. Cuando me trasladé de colegio dejé atrás otros dos maravillosos, donde aún esperan mi vuelta impacientes. Debo darles siempre gracias por la oportunidad que me brindaron el día que les dije que no podía seguir con ellos porque tenía que probar suerte en otros lados. 


Me preguntaron por cuanto tiempo, yo les dije hasta Semana Santa en principio, y ellos abrieron las puertas a mi regreso después de las vacaciones. Por suerte, he seguido una semana más, y aún siguen teniendo las puertas abiertas para recibirme cuando vuelva.

Algunos de mis alumnos, a los que he visto en Semana Santa durante el campamento, aún me recuerdan, el profesor sustituto no ha borrado mi marca, y es de agradecer, porque los niños olvidan muy rápido, y no quiero que mi vuelta les suponga ninguna nueva adaptación.

He de despedirme, ha sonado la campana, los pasillos se llenan de pequeños y mayores corriendo nerviosos hacia sus aulas.




Un beso. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor