¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

7 de noviembre de 2010

Crisis ¿Si o no?


Sorprendentemente en los momentos más inesperados te ocurren las ideas para hacer un nuevo post para el blog, pues eso me ocurrió ayer, cuando volviendo de la academia de las oposiciones, me paré en la fila del autobús rodeada de gente a la que les esperaba el mismo destino que a mi, estar parados minutos y minutos hasta que el autobús se dignará en aparecer (y es que el trasporte público en Madrid, no es que vuele precisamente).

Pues fue ahí, en la fila del autobús cuando me vino la inspiración, delante de mi había una pareja joven, la mujer se quejaba de lo mal que estaba durmiendo en la cama y le pedía al esposo que la arreglara, o “me iré a dormir al sofá”. 




Detrás había dos muchachas, una de ellas hablaba por teléfono (a gritos) con una amiga a la que contaba donde iban a ir de fiesta esa noche, añadiendo que, pedirían comida para compartir, pues la otra noche sobro tanta que cuando llegó a su casa la había dado pena (al menos pensó en ello).




Siguiendo a esta, había otra joven, que se quejaba, también por el móvil, hablando con su madre, sobre que el vestido carísimo que se había comprado ella para una boda, se lo había comprado también otra de las invitadas, y como era posible semejante barbaridad. 






La madre debió decirle que no importaba, a lo que ella respondió “ni pensarlo mama, no pienso ir con un vestido que lleve otra persona”, la madre debió decirle que había costado mucho dinero, pues la respuesta de la joven sorprendentemente fue “y que importa que haya costado mucho, quiero otro, no pienso ir igual vestida, y encima en el mismo color”, y así continuó largo tiempo quejándose de su vestido, incluso parecía que iba a ponerse a llorar cuando su madre por enésima vez debió de quejarse del precio.

Todo esto me hizo pensar, como la crisis que esta viviendo España afecta a unos y no a otros, la pareja de delante, se quejaba de una cama rota, esa noche tendrían que dormir con una cama de remiendos si el marido no quería que su mujer lo abandonara para dormir en el sofá. Mientras tanto, las jóvenes de detrás, solo pensaban en fiesta y en que su vestido no fuera del mismo color que el de otra persona.

Daba la sensación de que estas dos últimas vivían en casa con mama, no daban palo al agua, y querían que los papas les pagaran todo, mientras que la pareja de delante, estaban sufriendo por una cama en condiciones para poder descansar bien, las de detrás se preparaban para salir de fiesta y se enfadaban por niñerías.

¿Dónde esta la crisis entonces? ¿Es cierto que la crisis no llegó a los jóvenes? Yo lo dudo, seguramente nos haya llegado a todos, pero hay quien todavía se preocupa por divertirse, mientras que otros ya tienen responsabilidades.




Eso es lo que probablemente nos diferencia a unos jóvenes de otros, y yo, en la fila, pensando el contraste de riqueza que había a solo un paso.

Pero claro, seguramente si yo fuera rica, o tuviera dinero, también pensaría...

¿Qué me importa como lo pasen los demás?

Creo que de esta crisis deben sacarnos la gente que tiene dinero, porque los pobres no podemos hacerlo, por mucho que queramos ayudar, no tenemos ni el poder ni el dinero para sacar al país adelante, sin embargo, y como siempre, somos los que más damos. 

Ha habido bajadas de salarios, congelaciones de pensiones, despidos masivos… me da pena pensar como siempre pagamos los mismos, y también como hoy en día, todavía puede haber gente tan caprichosa, que puede preocuparse de niñerías, cuando hay tanta gente en el mundo pasando hambre.

Pero así es la sociedad… solo espero, que algún día y con la concienciación desde las escuelas y los hogares, los niños de ahora, jóvenes mañana y adultos en un futuro, sean capaces de ser solidarios y pensar no solo en su propio bien, porque sino, mal lo llevamos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...