Isemay- Parte 1.5 VIVO

A lo lejos varias casas estaban ardiendo y sus tejados se desplomaban con un ruido ensordecedor formando una nube de polvo a su alrededor. El llanto de los niños, se mezclaba con el relinchar de algunos caballos que se habían escapado de sus cuadras. El olor a madera, heno y hierba quemada perfumaba el ambiente. Cogió aire y la garganta se le llenó de un sabor metálico, la sangre de todos los inocentes que había sido derramada ese día, sin causa justificada. Varios nobles salían con sus espadas del hostal de la aldea, pero habían perdido ya sus pertenencias calcinadas por el fuego.
-                            Maldita sea- dijo para sí- ahora tendré que hospedarlos en mi casa- se dirigió a su hermano.
-                            Por aquí, mi lord- gritó un hombre desde lo alto de un tronco caído- se marchan por allí- le indicó con el dedo y una vez que su señal fue escuchada se agachó para abrazar a su esposa que mantenía a su bebe cubierto entre sus brazos.
-                            ¿Están bien?- preguntó al pasar junto al hombre.
-                            Mi bebe– sollozó la mujer y se lo mostró a su señor.
El niño estaba pálido y parecía no poder respirar, a penas tendría unos meses, y sus ojos se estaban cerrando ya a la vida, debía haberse intoxicado por el humo. La cara amoratada a causa de la falta de oxígeno, y las venas de debajo de sus ojos demasiado visibles para que el niño se encontrara bien, así lo demostraban. Esas señales inequívocas que un niño no debería tener jamás en su rostro inocente. No lloraba, de él no se escuchaba un solo quejido.
-                            Jefrey- grito a su médico personal- atiende al niño- le indicó haciendo un gesto con la cabeza.
-                            Pero mi lord, nosotros no podremos pagarlo- habló el hombre que aun seguía abrazando a su mujer. 
-              Los gastos están cubiertos- fue lo último que dijo y se alejó al galope de allí.

Comentarios

^^EldanY^ ha dicho que…
Tierno el Halcón
Tamara ha dicho que…
Su deber estaba con la gente de Halk, podía dejarle morir, pero creo que imaginaba que el ataque había sido culpa suya.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Hagamos