Isemay- Parte 5.3 VIVO

Estar en suspense, era casi peor que tener noticias de algo, ahora los dos amigos se miraron enfadados, echándose las culpas de las desgracias y del encarcelamiento. Permanecieron de ese modo minutos, que llegaron a parecer horas.
-                            ¿Puedo saber a que mujer cabreaste ahora?- fue Uwuain el que rompió el silencio.
-                            Yo no cabreo a mis mujeres, las adoro a todas y cada una de ellas- le espetó- ¿Quién me dice que no fuiste tu (...) y ahora espera que la propongamos matrimonio?
-                           Jamás tocaría a una de tus mujeres- le espetó a su vez Uwuain- (...)
-                            Pues deberías probarlas- sonrió el contrario- (...)
-                            Tú no (...), sino mulas- se volvió cuanto pudo y dejó de mirarle.
-                           ¿Llamas mula a tu hermana?- le ofendió gravemente pero no quería que ahora que le hablaba aunque fuera para recriminarle, dejara de hacerlo.
-                           Voy a matarte cuando salgamos de aquí, deberías lavarte la boca para nombrarla- intentó incorporarse pero las cadenas se lo impidieron- mi hermana es más mujer  (...) y además es una dama, así que voy a enseñarte a respetarla.
-                          Tal vez tu también deberías hacerlo, no has ido a verla en todo este tiempo- le recriminó- solo me utilizaste como un medio para quitártela de encima.
-                            ¡Maldito seas!- grito- ¡Guardias!- volvió a gritar- ¡Suéltenme voy a matar a este bastardo!
-                            Sabes que no soy bastardo, pero ese insultó bien podrías dedicárselo a tus hijos, si algún día los encuentras esparcidos por las diferentes colonias- le acusó, pues por todos era sabido que Uwuain tenía como (...) a una índia.
-                           Vuelve a ofenderla y te mato- le amenazó de nuevo- con cadenas o sin ellas te juro que te mato.
-                            ¿Ofender a quien? ¿A tu índia, o a mi esposa?- le recordó
-                           A ambas, maldito mal nacido, y no vuelvas a llenarte la boca llamándola esposa, ambos sabemos que jamás lo fue.
-                           Tal vez lo sea cuando salga de aquí- se arrepintió de lo que dijo en cuanto las palabras salieron de su boca y vió la violenta expresión de su amigo- Uwuain, no pretendía…
-                          Nunca pretendes herirme, pero siempre lo haces, mentiroso- el insultó le salió como escupiéndolo por su boca- te advierto una cosa Osmar Halk, si tocas un solo pelo a mi hermana, serás hombre muerto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

Masaje de Shiatsu para el Síndrome de Ménière... mi experiencia

BLOG REGISTRADO