Isemay- Parte 5.9 VIVO

-                            Suéltalo ya- le dijo cuando resoplo de nuevo- o vas a envenenarte con tu propia lengua.
-                            ¿De verdad fuiste tan  insensato de abandonar a mi hermana en la corte?- le preguntó, y las aletas de su nariz se dilataron mostrando su enfado.
-                            Jamás abandonaría a tu hermana en un lugar como ese- se excusó- es mi esposa, aunque no me guste, y los dos sabemos lo que ocurre con las mujeres abandonadas por sus maridos en la corte.
-                            ¿Se convierten en amantes de ancianos que las halagan y las colman de riquezas?- le respondió con una pregunta.
-                            Si, eso mismo, y yo no quiero que mi reputación se arruine, todos sabemos cómo es aquello, los rumores correrían como la pólvora. Además, jamás la mostraría tan cerca de mis mujeres- se defendió.
-                            A los ojos de todos, tu solo tienes una mujer, a la que deberías respetar, pero, ¿Dónde quedo ese hombre leal y caballeroso que era mi amigo? Ni siquiera sabes donde esta mi hermana en estos momentos, ¿Me equivoco?
-                            En Francia, donde estuvo desde que se marchó, ¿Crees acaso que no me he preocupado por esa niña todos estos años?
-                            No lo suficiente, cuando aun la crees una niña- le contestó fríamente- ¿No le oíste? Ella era una beldad de la corte.
-                            Tu hermana no ha ido jamás a la corte, yo lo hubiera sabido, ni siquiera la llevaba conmigo en las ceremonias oficiales, y lo sabes.
-                            Lo único que sé, es que mi hermana lleva dos años sin querer saber de mí, que te la llevaste a Francia, la abandonaste, al parecer con una anciana, y ni siquiera te has preocupado por la vida que lleva.
-                            ¿Isemay no ha querido saber de ti?- le preguntó sorprendido- la anciana siempre me decía que preguntaba por tu paradero.
-                            Pues al parecer te mintió, en las pocas cartas que recibí de ella, me decía que estaba bien y que la olvidara.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Hagamos