Isemay- Parte 7.1 VIVO


Ahora que llega el verano, retomo a Isemay, ya sabéis que podéis leer los capítulos al completo en el enlace de arriba creado para ello. El libro está casi terminado, aunque me quedan por colgar aquí  muchos capítulos, pero espero que os vaya gustando. Os invito a que lo leáis ahora que seguramente tenéis más tiempo.
Buena lectura y comienzo con el capítulo 7.

Capítulo 7


Seguramente ya estaba amaneciendo, pero en ese oscuro lugar, no se podía vislumbrar si llegaba el día o la noche, era terrible todo aquello, estar allí encerrados sin que nadie supiera de su existencia comenzaba a hacer mella en ambos jóvenes, sabía que nadie buscaría tan lejos de sus tierras, ni siquiera pensarían que les habían secuestrado, probablemente pensaban que estaban de fiesta.
Hacia unas horas que habían decidido concederse la tregua, Isemay volvería a Halk, y Uwuain podría ir a visitarla siempre que quisiera, pero la joven no debía abandonar la residencia de su esposo, pues en ese caso, Osmar se aseguraría de que ambos hermanos no volvieran a verse.
Él no solía ser tan cruel, pero no podía fiarse y si el rey se enteraba de que había faltado a su palabra de hacer a la joven su mujer completamente, seguramente vendría el mismo a comprobar que el acto ocurriera, y entonces la enemistad entre ambos amigos no tendría vuelta atrás.
-                            Debemos intentar que al menos nos desaten a uno de los dos- estaban decidiendo- dudo mucho que ellos nos dejen morir- intervenía en este momento Osmar.
-                            Si, nos mantienen aquí con vida por algo, sino, ya podrían habernos matado a ambos.
-                            Si uno de los dos enferma, o finge estar enfermo- habló en apenas un susurro- puede llegar a darle un ataque, los guardias tendrían que desatarnos y con el revuelo se aprovecharía para salir de aquí y buscar ayuda- volvió a hablar Osmar.
-                            ¿Serías capaz de irte de aquí sin mí?- le preguntó.
-                            Es la única manera y lo sabes.
-                            Pero mientras tu te escapas podrían matarme- intervino en su defensa.
-                            Nadie matará a nadie- hablo una tercera voz.
El guardia había vuelto a abrir la puerta, ¿Acaso los había escuchado? La luz lo cegó todo de nuevo por unos instantes, después los ojos de ambos se fueron acostumbrando, hasta que consiguieron ver de nuevo con claridad. Nadie cerró la puerta esta vez, y el guardia se hizo a un lado mientras otros hombres iluminaban la estancia. Desde su posición Osmar podía ver un pasillo, y al fondo de él unas escaleras, seguramente se salía por allí.
-                            Suéltame- oyeron un grito de mujer ambos jóvenes- Wilde Summerhild te mataré por esto- volvieron a oírlo cada vez más cerca.
De repente, una puerta se abrió a la derecha del pasillo, y por ella paso Wilde, seguido por dos guardias que llevaban agarrada de los brazos a una joven, que se retorcía y gritaba para que la soltaran. Wilde llevaba una antorcha que iluminaba su paso, y tapaba a la mujer que llevaba detrás, ¿Sería su prometida y se atrevía a tratarla de ese modo? Porque si era así, ellos dos estaban perdidos.
-                            Cállate- la grito Wilde volviéndose para mirarla- tengo algo que enseñarte- se apartó a un lado y los guardias la empujaron dentro de la estancia.

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
Felicitaciones sin duda para quienes están de vacaciones será un buen modo de pasarlas leyendo

desde Chile invernal un abrazo
Tamara ha dicho que…
Elisa, las lluvias y el mal tiempo también ayudan a querer pasar el día en casa leyendo... Un beso.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor