¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

27 de junio de 2011

Isemay- Parte 7.2 VIVO

La joven cayó al suelo por el impulso, los cabellos taparon su rostro, y seguramente sus manos habían quedado dañadas. Los dos jóvenes observaban el trato que ella recibía sin mediar palabra, si ella soportaba a ese hombre, debía ser igual que él o peor, y ¿Qué clase de prometido mostraba a su esposa los calabozos de su castillo?
Se guardó silencio mientras la joven parecía estar decidiendo que hacer, finalmente ella retiró con cuidado el pelo de su rostro, y no miró a ninguno de los presos que estaban allí, aún estaba tirada en el suelo y con la ropa manchada de barro y polvo, cuando alzó la cabeza y se volvió para mirar a Wilde, el odio que se veía en sus ojos, el paso atrás que dieron los guardias que la acompañaban, no hicieron más que ayudar a que la joven volviera a retomar su valor y mirará a Wilde desafiante.
Aún en esa posición, cuando era una mujer vulnerable, miraba a un hombre armado, y acompañado de guardias que bien podían azotarla de esa manera, de repente, la joven ladeo la cabeza hacia un lado, como si calculara lo que iba a hacer en su próximo paso, y finalmente se levantó, para plantar cara a su captor.
 Una punzada de orgullo recorrió la columna vertebral de los dos hombres que maniatados la miraban sorprendidos. Esa mujer tenía agallas, todo había que decirlo, y al parecer no estaba muy contenta con el trato recibido, y tampoco con el lugar donde se encontraba.
Vestida de blanco, su traje estaba lleno de suciedad y su pelo revuelto indicaba que llevaba días sin darse un baño, y también sin cambiarse, su vestido estaba desgastado, ahora lleno de polvo, pero aun así, la cascada de rizos rubios que caían a su espalda le daban un toque mágico, como si fuera el hada de la noche, que entre tanta oscuridad por fin había aparecido.
Sin dejar de mirar fijamente a Wilde, la joven se sacudió el vestido, tan lleno de polvo, que no se limpió con los golpes de su mano, cuando termino, volvió a levantar la cabeza, y siguió mirándole sin decir palabra, finalmente, como para poner énfasis a sus palabras, dio un paso hacia delante.
-                            ¿Cómo te atreves a traerme aquí?- Le preguntó desde el centro de la estancia sin mirar alrededor- ¿Acaso piensas encerrarme? Te aseguro que el trato recibido por ti, en esa alcoba, no es mucho peor que el que pueda recibir aquí abajo, apenas se nota la diferencia de tu casa, con esta pocilga.
-                            No tengo ninguna intención de que te quedes aquí, querida- la contestó Wilde sin enfadarse- espero llevarte de regreso conmigo y a una alcoba más lujosa.
-                            Escúchame bien, porque estoy empezando a perder la paciencia, jamás, grábatelo en la memoria, nunca, en mi vida, voy a casarme contigo, el rey no lo permitirá, mi familia, no lo aceptará, y mi esposo no dejará que te rías de él de esta manera. Podemos hacerlo por las buenas, dejándome marchar ahora, diré que salí a dar un paseo y me perdí, o puedes mantenerme encerrada en tu casa indefinidamente, y esperar que todo los dos mayores ejércitos del reino caigan sobre ti, no tienes más opciones.
-                            No me gustan- dijo Wilde con una sonrisa en los labios- son opciones no válidas, en ninguna se habla de matrimonio, y te casaras conmigo- la sonrió.
-                            Me dijiste que me dejarías ver a mi esposo- cambió ella de tema sin querer mostrarle cuanto le habían perturbado sus palabras, se estaba quedando sin recursos- eres un embustero- escupió contra él, pero Wilde no se movió, y no sabía de qué modo volver a insultarle para provocar su irá, al menos así tendría una forma de vengarse de él.
-                            Retira tus palabras querida, a eso mismo te traje, a ver a Halcón- se acercó a ella y la indicó con el brazo a Osmar.

2 comentarios:

Manolo García dijo...

Hola!!

Ando algo perdido, pero es que no me he leído lo anterior, claro está. Trataré de ponerme al día, aunque yo no tengo más tiempo, al contrario, creo que este año me quedo sin vacaciones, es lo que tiene haber empezado hace poco.

Pero lo dicho, me pongo al día poco a poco a ver que tal.

Besos!!

Tamara dijo...

Jajaja, ya somos dos, porque yo no empecé hace poco, pero mientras pueda y haya trabajo, tengo que aprovecharlo, así que, tampoco tengo vacaciones :(

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...