¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

4 de julio de 2011

Isemay- Parte 8.4 VIVO

Les había dejado todo ese tiempo para que se reencontraran, y era normal que ella quisiera curar a su hermano, pero no debía exponer ciertas partes de su cuerpo, todo aquello estaba lleno de soldados, y Uwuain y él se encontraban atados, no podrían ayudarla si ellos pretendían agredirla y lo que menos deseaba era ver como aquellos hombres gozaban con su cuerpo.
Además de que empezaba a sentirse irritado porque ella mostrara partes de su cuerpo tan a la ligera, era su esposa, debería guardar un poco de decencia ante otros hombres, aunque fuera su hermano y lo hiciera por una buena causa.
Donde estaba la mujer que debería ponerse a gritar y a llorar pidiendo que la sacaran de allí, cuando la había visto desmayarse, es exactamente lo que pensó, pero ahora, de pie de nuevo, cuando se volvió para enfrentarle, sus ojos volvían a tener la misma chispa de orgullo y desafío que tuvieron al enfrentarse a Wilde. Se enorgullecía de ella, Halcón no podía haberse casado con una mujer débil.
-                             Lo lamentó mucho- se volvió hacia él enfrentándolo a que la desafiara- pero también pienso cambiarte las vendas a ti- le miró fijamente a los ojos.
Osmar pensaba que ella no había reparado en su presencia o que al menos lo ignoraba, pero cuando se volvió para mirarle a los ojos, le dejó hipnotizado, esa era su esposa, después de tantos años volvía a tenerla ante él, no como una niña, sino como toda una mujer, que venía dispuesta a ayudar a ambos después del daño que la habían hecho. Ahora si tenía un problema realmente, sus ojos, no habían cambiado.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...