¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

10 de julio de 2011

Isemay- Parte 8.7 VIVO

Pero era imposible que su hermano lograra descansar jamás en esa posición tan incomoda, aunque le vió cerrar los ojos abatido ante el sufrimiento. Sabía que su esposo estaba mirándola, que no podía engañarle. Uwuain no había querido pensar mucho en sus palabras de lo contrario no se hubiera permitido cerrar los ojos y ella lo sabía, pero estaba enfermo, herido, y tenía que salir de allí.
Ella llevaba toda la vida casada con un hombre que no la amaba, ni la respetaba. Si le concedía a Wilde lo que pedía tendría más de lo mismo, algo a lo que ella estaba acostumbrada. Seguramente la obligaría a consumar el acto y a darle un heredero, pero, ella terminaría siendo feliz cuando tuviera hijos a los que cuidar.
-                            Acércate- la llamó Osmar despertándola de sus pensamientos.
-                            ¿Quieres agua?- le preguntó sin moverse del sitio.
-                            ¿Qué quería decir?- dijo en voz baja para que solo ella pudiera oírle- y no me mientas diciendo que no lo sabes, porque se que sí.
-                            En la capital- susurro volviendo la vista a su hermano que permanecía con los ojos cerrados- me dijo que había una manera de terminar con nuestro matrimonio, si yo firmaba un papel ante el rey diciéndole que estaba embarazada de otro hombre, y que contigo jamás tuve nada, el rey me daría la nulidad en el momento en que mi embarazo comenzara a notarse y otro hombre reclamara ser el padre de mi hijo.
-                            Pero ¿Tu estas embarazada de él?- la preguntó su hermano abriendo los ojos rápidamente.
-                            No- se volvió para mirarle temerosa de encontrar esa mirada confundida- jamás tuve nada con él- se defendió- pero quiere que le de un hijo- les explicó- al menos eso es lo que me temo.
-                            Prefiero quedarme aquí dentro a verte con él- la advirtió su hermano- nunca Isemay, ¿me oíste?- la repitió al ver que no le miraba- nunca.
-                            No puedo sacaros de aquí- fue hacia su hermano y le abrazo.
-                            Si dices que ese hijo es suyo, yo reclamaré también la paternidad- la advirtió Osmar- y entonces nada habrá valido la pena, a ojos del mundo es más probable que ese hijo sea de tu esposo, y porque iba a mentir y hacerme cargo de un niño que no es mío.
-                            ¿No lo has oído?- se volvió hacia su esposo- va a soltaros cuando el trato este finalizado.
-                            Aunque te quedaras embarazada hoy, harían falta unos cuantos meses para que se notara tu embarazo, ¿Nos va a tener aquí todo ese tiempo vivos?- la intentó hacer razonar.
-                            Seguramente las condiciones cambiarían y os trataría mejor, puedo arreglarlo con él.
-                            No vas a ser suya- le grito su hermano enfadado- prefiero morirme Isemay, no quiero eso para ti.
-                            No hay opción- se excusó.
-                            Basta- les pidió Osmar a ambos- eres mi esposa, y te vayas o no con él vas a seguir siéndolo, voy a reclamar a ese niño y a todos los que ese mal nacido te engendre, ¿lo entiendes?
-                            Esa no es la solución, él os matará sino cumplís el trato acordado, o incluso me matará a mí, y luego, ¿Qué podemos lograr con vosotros encerrados?- les preguntó a ambos sin alterarse.
-                            De momento, vamos a intentar salir de aquí- la sugirió su hermano- dame agua, creo que me subió la fiebre.
-                            Si estuvierais fuera, podíais sitiar esto- intentó explicarles mientras le daba de beber y mojaba un paño con agua para ponérselo en la frente.
-                            Él podría haberte matado antes- concluyó la conversación Osmar- y peor aún de que serviría ya, si estarás esperando un hijo suyo.
-                            Pero no tenemos otra solución- se acercó lentamente al fondo de la estancia donde ninguno de los dos pudiera verla- no hay opción- y acurrucada comenzó a llorar.

5 comentarios:

Lembranza dijo...

Tema duro, muy duro. Cuando has pasado por este tipo de situaciones, desde occidente, prefieres intentarlo que morirte en vida, día a día, hora a hora, minuto a minuto. Un abrazo

orthos62 dijo...

Vaya ofrecimiento el de Isemay, su vida por la de su hermano y su esposo. Será dificil tomar la decisión adecuada y que dañe lo menos psible, aunque alguien saldrá perjudicado.
un besote, näkemiin.

Tamara dijo...

Lembranza supongo que la esperanza debe ser lo último que se pierde, mejor intentarlo que dejarte morir. Aunque a veces la muerte pueda ser el mejor consuelo.

Tamara dijo...

Orthos, seguramente todos dariamos la vida por alguien, ella está dispuesta a darla. Pensar que antiguamente se las educaba para estar con un hombre, él era su dueño, así que, la daba igual un marido que otro, la vida la importaba más que estar con otra persona que no amara.
Un beso.

^^EldanY^ dijo...

Uhmmm, como en todos los chantajes, yo nunca me fiaría y estaría seguro que el tiparraco tendría a la chica y mataría a los otros dos. Acceder claro que sería aferrarse a la esperanza pero ¿quién puede creer a alguien que demuestra ser tan vil? Y encima, con la espada de Damocles de que los otros no perdonarían jamás ese ultraje.
No cedas Isemay. :)
A por el 9.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...