¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

26 de agosto de 2011

Isemay- Parte 13.3 VIVO


Esa noche, había sido la primera de dos noches más, largas y desesperantes, al día siguiente, Osmar consiguió pescar algo, no lo suficiente para los tres, pero si de alguna manera lo necesario para mantenerse con vida. Había sido un reconocido pescador de pequeño, incluso había ganado algunos torneos con los amigos, pero, sin los instrumentos necesarios se le hacía casi imposible hacerse con un pez. El problema del agua se les solucionó a la noche siguiente, cuando cayó una buena tormenta que los dejó empapados, la barca había sufrido algunos desperfectos, e incluso tuvieron que achicar agua en algunos momentos, llegando a pensar que deberían dar la vuelta a la barca para que esta no se hundiera, pero al final, la tormenta había cesado y consiguieron agua para refrescarse, no era totalmente potable, pero valía la pena mantenerse en vida con ella, aún a consecuencia de poder adquirir algunas bacterias.
La segunda noche, Uwuain había caído enfermo, e Isemay, pidió a su esposo el relevo de su hermano, estaban de acuerdo en que ella necesitaba descansar, pero Osmar no podía hacerse cargo de la navegación él solo, si bien, Isemay no remaba durante las horas de vigilancia, dejando que la barca llevara un curso más lento, tampoco dejaba que se separara de la supuesta dirección, mientras Osmar descansaba.
El tercer día, Uwuain comenzó con fiebre, a penas levantaba los párpados y no podía moverse, Osmar encontró la causa, una de las heridas del costado se había infectado, sin ningún utensilio adecuado para volver a abrir la herida y dejarla supurar, no tuvo más remedio que rezar para que encontraran pronto tierra.
Sus plegarías fueron escuchadas durante la noche del tercer día, mientras Isemay permanecía alerta en la barca, una niebla espesa y densa los cubrió, a penas llegaban a verse entre ellos estando en una misma barca, por lo que les era casi imposible vislumbrar lo de alrededor.
-                            Nos perderemos- afirmo Isemay cuando Osmar se acercó a ella al notar como una mano le daba golpes en la pierna para que se despertara.
-                            No lo haremos, tendremos que estar pendientes de todos los detalles, vas a tener que ayudarme, pero no pienso dejar que la niebla nos aleje de la costa así que, tranquilízate.
Esas fueron sus últimas palabras antes de que un enorme barco apareciera de la nada ante ellos, cortando la niebla con su casco. No lo habían escuchado y sus motores parecían apagados, probablemente se había perdido cuando cayó la niebla sobre ellos, y navegaban a la deriva esperando que las nubes se disiparan y los dejaran ver, en el mar era importante guardar todo lo que fuera necesario el combustible.
-                            Escúchame- dijo acercándose a su esposa que palidecía y se aferraba a la barca con fuerza- buscaremos una manera de subir a él, podemos rodearle si remamos y permanecemos cerca del barco, probablemente alguien consiga vernos- la ánimo.
-                            Con esta niebla dudo que alguien pueda ver nada- consiguió articular balbuceando- tenemos que separarnos de él o podría hundirnos- acertó a decir.
-                            Tu hermano esta débil y llevamos días a la deriva, vamos a buscar la manera de subir a este barco- la zarandeo al ver que ni siquiera le miraba- sino vas a ayudarme, al menos apártate de los remos.
-                            Podrían ser piratas- le miró fijamente a los ojos.
-                            No voy a dejar que te pase nada- la abrazó con fuerza- te lo prometo, pero necesito tu ayuda, y Uwuain también.

2 comentarios:

orthos62 dijo...

Está claro que después de tantas peripecias alguno de los tres tenía que estar peor que los otros. Isemay con sus costillas,y sin hacer demasiados esfuerzos puede aguantar más o menos, pero Uwuain con una herida infectada es un lastre para ellos. Al menos bebieron agua de lluvia y comieron algo. A ver que les depara el barco encontrado.
un beso

Tamara dijo...

Teniendo en cuenta que aun te quedan algunos cuantos capítulos por leer, seguramente depare más aventuras jejeje.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...