¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

11 de septiembre de 2011

Isemay- Parte 14.9 VIVO

Isemay se tumbó en la cama, había reprimido las lágrimas delante de su hermano, pero no quería seguir fingiendo o el dolor la consumiría, se dió la vuelta acercándose hasta la puerta y la atrancó por dentro, después se echó en la cama, y lloró desconsoladamente abrazada a la almohada. Su hermano la abandonaba, no la quería en Sabell, la desterraba de su propio hogar, por no volver a enemistarse con su amigo. Estaba traicionando a su sangre, por Osmar, y así lo sentía ella con cada latido.
Dos horas después sabía que la cena ya habría concluido, y que no debería seguir llorando así o sus ojos permanecerían hinchados durante varios días, estaba cansada de fingir y pensaba poner punto y final a su matrimonio en cuanto llegaran a tierra. El rey quería casarla con otro hombre, y ella cedería, le daba igual con quien, ahora más que nunca deseaba alejarse de Halk y Sabell, deseaba ir muy lejos, tal vez a otro continente, le daba igual que vida le diera su nuevo esposo, ella no creía que fuera mucho peor de la que había tenido con Osmar.
La mayoría de las veces se había sentido ignorada, humillada, y pisoteada por cuantas personas pasaban a su alrededor. Durante años había sido llamada Lady Halk, mientras su marido retozaba con otras en la cama, y toda la maldita ciudad lo sabía y se reía de ella a sus espaldas, mientras tanto había tenido que vestir sus colores sabiendo que todo era una mentira. Si hasta había soportado que en las casas que la obligaban a visitar, escondieran los periódicos para que no leyera noticias sobre las infidelidades de su esposo. No estaba dispuesta a pasar de nuevo por ello, si Uwuain no la dejaba regresar a Sabell no pensaba presionarle, pero su destino sería la corte en cuanto pisaran tierra. Ya estaba harta de hacer lo que otros querían, Osmar no la quería en Halk, nunca la había querido, y Uwuain prefería su amistad con él, así que ella sobraba, como siempre lo había hecho, pero ahora, era ella la que pensaba decidir donde establecerse.
Wilde había sido brusco con ella, pero al menos no la había obligado a fingir, la llevo a miles de lugares con orgullo de la mujer que tenía como acompañante, la había presentado bajo su protección para que los malos comentarios no la afectaran, había cuidado de ella cuando ansiosos pretendientes la acosaban. En definitiva, la había hecho muy feliz como amigo, y aunque en los últimos tiempos la había pedido más de lo que ella quería darle, con anterioridad había sido el único que la había cuidado. En definitiva, tal vez no hubiera sido tan malo, la obligaría a compartir su lecho, pero, la haría feliz la libertad que la entregaría al llevarla con él a cada lugar. Seguramente no la sería fiel, pero al menos no la mentiría, y ella no lo amaría, con lo cual no sufriría.
Se levantó de la cama y se secó los ojos, dispuesta a afrontar la situación, cuando llegaran a tierra pediría audiencia con el rey, y le propondría su pacto, le daba igual con quien la casara, mientras la alejara de Halk. La haría feliz no volver a saber de Osmar, si mantenía mil amantes jamás se enteraría, y aunque lo hiciera, al menos no sentiría que es una tonta por consentirlo.

8 comentarios:

^^EldanY^ dijo...

Ufffff, Isemay sigue siendo "tan niña" que aún le puede el corazón a la razón, en el sentido de que no ve que su resentimiento hacia Osmar, sus deseos de alejarse, solo demuestran que sigue sintiendo algo por él.

Eso le llevará de "la sartén al fuego" y bueno, mejor así, lo que no mata te hace más fuerte e Isemay preveo que se va a hacer muy fuerte.

Saludos profe.

orthos62 dijo...

Bueno esto se complica cad vez más. Pues no se que pensar o sigue aguantando con Osmar a ver si este decide cambiar o se va con el otro y aunque siga de consentida se siente más libre. Además si pierde el apoyo de su hermano se sentirá más debil y con menos ganas de luchar. Mal se la presentan las cosas. Veremos.
un besote

Tamara dijo...

Eldan, si que sigue siendo una niña, y además ha estado sempre tan protegida que puede que enfrentarse al mundo se le haga un poco cuesta arriba.

De todas formas, si no sintiera nada, si fuera indiferencia, el odio también habría desaparecido, así que puede que a partir de ahora, Osmar ya no sea tan flojo y bueno, ella se deje llevar, o puede que todo esto la haga más fuerte y se decida más aun a separarse, algo raro en aquella época, pero, el rey lo podía todo.

Saludos.

Tamara dijo...

Orthos, creo que no es libertad lo que el otro le aportaría, pero si, menos dolor, y a veces la única manera de protegerse del dolor, es huyendo de lo que podría o debería hacernos felices.

Supongo que Uwuain, no tiene otra manera de explicar a su hermana que ya apoya su matrimonio y no interferirá más. Pero a veces los hermanos nos equivocamos en la manera de decir las cosas.

Besos.

^^EldanY^ dijo...

Si yo tuviese una hermana, la metería primero en el cuarto de los ratones y cuando se los comiese, la dejaría salir.
Sería una hermanita Ramba.

Tamara dijo...

Jajaja, Eldan, creo que la tendrías en palmitas, no te engañes, que las hermanas con una sonrisa, os derretimos, y más si somos las pequeñas...

Aunque más valdría que la hubiera enseñado a protegerse sola, así hombres como Wilde, no hubieran entrado en su vida.

Besos.

^^EldanY^ dijo...

Pos no te digo que no, quién sabe? Lo mismo era ella la que me metía a mi en el cuarto de los ratones.

:)

Tamara dijo...

Eldan no creo, a las hermanas también se nos cae la baba con los hermanos, aunque los mayores sean muy pesados.

Un besazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...