Isemay- Parte 22.12 VIVO


     
Isemay se quejó mientras regresaba a la cama, no iba a jugar al juego del ratón, si no quería darla el cepillo del pelo se acostaría sin desenredárselo. Encima de una de las mesas cercanas habían colocado una suculenta cena a base de ave y verdura, la joven acercó la silla y se sentó dándole la espalda, no quería verle desnudo, era impensable que después de tantos años al fín ella conociera el cuerpo desnudo de su marido. “El que muchas otras han visto antes”, se recordó y frunció el ceño, mientras empezaba a comer con energía para terminar antes de que él llegara.
-                            Vas a atragantarte- le oyó decir mientras salía del agua y ella se apresuró por terminar.
-                            Tengo sueño- contestó escuetamente sin volverse.
-                            Quiero que me acompañes- la sugirió cuando al sentarse él, ella apuró el último bocado y se levantó.
-                            Tengo que cepillarme el pelo- se alejó y cogió el cepillo que él había dejado sobre la banqueta.
-                            Algún día pienso cepillarte el pelo- la dijo al ver que volvía a darle la espalda- y ese día lo haré con mis dedos- concluyó en un susurro.
-                            Apaga las luces cuando vayas a acostarte- le recordó sin dejar de cepillarse con energía, tanto, que varios mechones de pelo quedaron enganchados en el peine.
Isemay no se volvió para mirarle, estaba furiosa, ¿Cómo se atrevía a después de tanto tiempo insinuarle esas cosas? Y peor aún, ¿Qué pasaba con su cuerpo? ¿Por qué tenía que responderle de esa manera?
-                            Estas hermosa con ese camisón- la dijo para volver a romper el hielo.
-                            Te agradecería que te abstuvieras de hacer ciertos comentarios en mi presencia- se volvió hacia la cama molesta y se metió entre las sábanas.
-                            Puedo mentirte si quieres, pero no pienso hacerlo- la sonrió provocando aún más que su enfado creciera.
-                            No es lógico…
-                            Buenas noches, esposa- susurró mientras dejaba caer la toalla y ella cerró los ojos fuertemente y le dio la espalda fastidiada.

Comentarios

^^EldanY^ ha dicho que…
Bueno, me encantan las ariscas, son como yo.
Esto promete de nuevo profe.
Tamara ha dicho que…
Jajajaja, ¿Llamas arisca a Isemay? jajajajaj

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

Masaje de Shiatsu para el Síndrome de Ménière... mi experiencia

BLOG REGISTRADO