Ciudad Real- Ermita de la Virgen de la Vega 3

En el mismo documento anterior, elogian el retablo- hoy desaparecido- mandado hacer por Jorge Manrique, y dicen también: "...Se platica que junto a la ermita... Había una carrasca que manaba aceite para todo el gasto de la ermita..." (Relaciones topográficas de Felipe II: año 1565. Biblioteca Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial).



En la citada visita de 1474, los visitadores de la Orden de Santiago, hacen constar:
"Antes de la entrada del cuerpo de la Iglesia, está un grande corral cercado de piedra, será en esta tres olivos grandes, al pie de uno de ellos, esta un altar para decir misa el dia de Santa María de septiembre, que es la advocación de la dicha ermita, porque la gente ese día, no cabe dentro de la Iglesia" (Libro de visitas de la Orden de Santiago. Archivo Histórico Nacional. Seccion OOMM).



En el interior, junto a la puerta norte, se encuentra una piedra de alabastro, con unos caracteres dificilmente descifrables debido a su mala conservación, no se sabe, pues, con certeza si se trata de una estela funeraria, de una lápida de altar, o bien de alguna oración o poema, así, como no ha sido posible saber a que alfabeto pertenecen sus signos, si al árabel, hebreo, o incluso algún otro desconocido. ¿Quizas el alfabeto secreto que usaban los templarios?





 

Esta piedra, se encontraba en la pared exterior de la Iglesia, junto a la puerta de entrada (aunque no parece que este fuera su lugar original) y para su mejor conservación, se ha colocado en su ubicación actual.



Comentarios

^^EldanY^ ha dicho que…
Es templario original profe y yo sé qué dice pero es SECRETO PROFESIONAL.
De todas formas te anticipo que habla sobre fútbol.
No puedo decir más....
Tamara ha dicho que…
Jajajaja, Dany, ¿Sobre fútbol? Que cosas tenían estos templarios, años intentando deducirlo y nada... para saber que era una tontería... fijo que algo me dice del Cristiano jajajaja.

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Hagamos