Isemay- Parte 30.4 MUERTO



Seguía abatido y sin obtener la respuesta que su mente buscaba, ¿Cómo arreglar la situación con su esposa? Podía recurrir a Olaft, si la hacía sentir culpable por el niño sabiendo que ella pondría su bienestar por delante de todo, volverían a estar juntos, pero no era ese tipo de matrimonio lo que quería, ¿Por qué no podía recuperar el tiempo que fueron felices juntos?
-                             No piensas ir a saludar a tu hijo- oyó la voz de la mujer de sus pensamientos tras él.
-                             Pensé que no querías verme- la contestó sin volverse, no estaba preparado para ver en sus ojos el odio que irradió el día anterior.
-                             Y no quiero verte, pero tu hijo te necesita- un golpe bajo, había sido ella la que recurrió al sentimentalismo.
-                             No creo que quiera un padre en este estado- señaló la botella sin ocultarle que estaba borracho.
-                             Yo tampoco quiero un esposo en ese estado, y menos que mi hijo lo vea- le reprendió- pero ninguno de los dos hemos tenido elección.
¿Le estaba regañando por estar bebiendo? Debía haber ingerido más alcohol del que creía, porque empezaba a imaginarse cosas. Cogió la botella de nuevo y se la llevó a los labios.
-                             Eres un irresponsable- golpeó ella la botella que cayó al suelo y rodó por el piso derramando su interior.
Si, le estaba regañando, ¿Es que le importaba más de lo que ella había admitido el día anterior? Deseaba mirarla, debería hacerlo, a lo mejor veía en sus ojos otra cosa, aunque lo dudaba, solo era su imaginación, la bebida le nublaba el cerebro, le hacía ver lo que su corazón deseaba. 
-                             Tienes razón, creo que nunca he sido un buen esposo, no se hacerlo, nadie me enseñó.
-                             Tampoco nadie me dijo como ser madre, pero espero no fallarle a mi hijo como la mía me falló a mí permitiendo que nuestros padres concertaran este matrimonio.
-                             Durante un tiempo me arrepentí Isemay- se levantó para ponerse a su altura- pero ahora no, deseo ser tu esposo, soy feliz de ser tu esposo, y saber que eres la madre de mi hijo.
-                             Lamentó no poder decir lo mismo.

Comentarios

^^EldanY^ ha dicho que…
Osmar no ha madurao mucho que digamos y la botella no le va a solucionar la papeleta, como era de preveer.

Saludos.
Tamara ha dicho que…
Pues no, uno no madura mucho si se esconde en la bebida... Un besazo Dany.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor