Isemay- Parte 30.7 MUERTO



Abrió la puerta para encontrarse con su esposo detrás de ella. Tenía el brazo levantado como si fuera a llamar. Se había duchado y afeitado, olía a hombre, a mar, a sexualidad y a poder por todos sus poros. Su hijo también parecía olerle, porque comenzó a agitarse y a mover los puños contra ella.
-                             Venía a ver al niño- la indicó.
-                             Bien, porque tengo que salir a comer algo- dijo volviendo dentro de la habitación y colocando al pequeño en el canasto- ¿Puedes quedarte con él hasta que regrese?
-                             ¿No esta Tricia contigo?
-                             Resulta que mi niñera ha decidido ponerse de tu parte- se volvió hacia él para marcharse pero se vio acorralada entre la cuna de su hijo y su esposo.
Osmar no tenía pensado actuar así, pero su frialdad, rozaba al olvido, algo que no pensaba permitir. Así que, como si algo le hubiera empujado desde dentro, colocó cada una de sus manos alrededor de ella, aferrándose a las cuerdas de las que colgaba el lugar donde su hijo descansaba.
Rió para si ante la ironía de que él les mirara y le sonriera, parecía estar de acuerdo con los métodos de su padre.
-                             No sabía que existieran partes en este asunto- la dijo acercándose aún más. Sintió el calor de ella contra su cuerpo, y eso que aún no se rozaban- yo no pido que nadie se ponga de la mía.
-                             Pues parece que es así- le colocó las manos en el pecho para empujarle y que la dejara pasar- volveré en un rato- cambió de tema- puedes llevar a Olaft a pasear contigo si lo deseas, puede que Uwuain también quiera verle.
Empujó de nuevo con todas sus fuerzas, él no se movió, permanecía quieto, mirándola. Algo había cambiado en él desde cubierta, allí parecía abatido y decidido a dejarse vencer, y ahora veía en sus ojos determinación, estaba seguro de sí mismo, y eso la asustaba.
Volvió a poner las manos en su pecho y empujó de nuevo, esta vez el contacto no había sido lo que ella esperaba, como antiguamente, una descarga eléctrica pareció recorrer su cuerpo, y se sintió excitada solo con su contacto, enfadada, intentó controlar el impulso de acercarle a ella y besarle. ¿Cómo sería sentir de nuevos sus besos, los que tiempo atrás había anhelado, y los que la habían hecho tan feliz? Cabreada consigo misma apartó las manos como si su contacto le quemara.
-                             Tengo que ir a comer algo- intentó apartarse de él de otro modo, sin tocarle y se separó lo máximo posible de su cuerpo.
-                             ¿Por qué no hablamos de lo que de verdad nos importa?- se acercó más a ella, ahora si se rozaban y podía ver en sus ojos la chispa del deseo, y si ella era capaz de ver lo mismo en los suyos podía estar aterrorizada, porque la deseaba más que nunca.
-                             ¿Hay algo de lo que hablar entre nosotros verdaderamente importante?- volvió su máscara de indiferencia y él lo notó por lo que se acercó aún más.
-                             Por supuesto, hay muchas cosas de las que hablar- más cerca si podía.
Ella alzó la cabeza y le miró desafiante. No pensaba dejarse vencer por él, si quería intimidarla no lo iba a conseguir. Le conocía perfectamente, y no le temía.

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Dicen que el peor desprecio es el no aprecio, imagino cómo se puede sentir Osmar con esta actitud.
Saludos Tamara.
orthos62 ha dicho que…
jeje pues como se va a sentir? j.....do, jajaja como no hace más que rechazarle, aunque yo creo que es una estrategia ya que en el fondo ella sigue enamorada de Osmar, jajaja
Ya lo verás.
Un besote, te mandé un correo, espero que te guste.
Tamara ha dicho que…
Dany, es que las mujeres a veces somos tercas, decimos con los ojos si, y con la boca desafiamos a que no jajajajaja. ¿Quién nos comprende?

Un besazo.
Tamara ha dicho que…
Orthos, me encantó el correo, jejeje ya lo sabes, porque te conteste, pero es un honor ver la felicidad en directo jajajaja.

Creo que Osmar esta jodido, pero su orgullo de macho, no se si se lo ha tocado ni un poquito, es realista, sabe porque Isemay se comporta así, digo yo.

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor