Isemay- Parte 32.1 MUERTO


Capítulo 32


Osmar y Uwuain la observaron alejarse, susurraba a su hijo mientras le movía la mano señalando las cosas que le enseñaba, como si el pequeño pudiera comprender lo que ella quería decirle. Ella rió, y su risa provocó que todos los hombres de cubierta dejaran lo que estaba haciendo para ver la causa de esas carcajadas. Osmar también la observó, y se estaba limpiando la camisa con un paño cuando se volvió hacia él, debía haber eructado algo de la leche que con probabilidad aún no había digerido.
Seguramente otra madre se hubiera enfadado por su mala suerte, pero ella sonreía, y se apartaba el cabello por detrás de la espalda para que el pelo no molestara a su hijo.
 Al final de cubierta, se acercó a la barandilla, los hombres seguían observándola, y Osmar decidió que no merecía la pena estarlos regañando a cada segundo, iban a mirarla de igual modo, prefería que lo hicieran cuando él estaba delante, al menos así sabía que ninguno la faltaría el respeto. Solo tuvo tentaciones de dar un puñetazo al que se apresuró para tenderla una banqueta al fondo del barco, algo que estaba seguro le correspondía a él. Ella le sonrió amablemente y le mostró a su hijo descubriendo un poco su rostro. El muchacho sonreía mientras se alejaba, como si acabara de conseguir un regalo valioso.
-                             Está volviendo locos a todos- sonrió Uwuain para sí mismo- mi sobrino es precioso- explicó al ver que su cuñado le miraba.
-                             No es el niño el que los vuelve locos, sino donde lo apoya su madre, desde esa perspectiva estoy seguro de que encuentran una visión encantadora.
-                             Prefiero no mirar en esa perspectiva- sonrió para sí- ver a mi hermana no es algo con lo que sueñe, aunque es lógico que los hombres valoren sus atributos.
-                             ¡Maldita sea Uwuain!- rugió avanzando amenazante hacia su amigo- estás hablando de mi mujer, no de una fulana.
-                             Era un comentario inocente- se disculpó riendo.
-                             No vuelvas a hacerlo.
-                             De todas formas, es lógico que disfruten, tanto o igual que tu, amigo- se separó dándole un toque en el hombro- te veré en la comida.

Comentarios

orthos62 ha dicho que…
ejej yo creo que tiene preparado un palé de ladrillos para empezar la fiesta, ejje esos celos, le van a matar.
un besote
Tamara ha dicho que…
Un palé solo??? La hormigonera le preparó ya jajajajaja. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor