¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

28 de abril de 2012

Isemay- Parte 33.11 MUERTO

-                            ¿Me amas?- le preguntó mientras las lágrimas hacían que la ceniza de su cara dejará surcos negros.
-                            Siempre, te lo prometo- la tomó el rostro entre sus manos- pero esta vez no pienso dejarte atrás. Quiero estar contigo, y vamos a salir de aquí- tiró de ella detrás de otra pared para esconderse de la vista de los que rodeaban la casa por el lado contrario.
-                            Voy a estar contigo, vamos, los dos- corrigió refiriéndose a su hijo.
-                            Lo sé- dijo secándola las lágrimas- y te prometo que va a ser así. Ahora dime, ¿llevas algo que te identifique?- la preguntó- aunque no se vea.
-                            No llevó colores en mi ropa- titubeó- pero Olaft, él…
-                            Esta bien, ven conmigo- su esposo tiró de ella hasta estar fuera de la vista de todos- desnúdale- la indicó mientras él se quitaba el fajín con sus colores.
-                            Pero…
-                            Le arroparemos con mi camiseta, no podemos dejar que nos reconozcan- al ver que ella no se movía tiró de la sábana donde llevaba metido al niño y le desnudo tirando la ropa al suelo- quítasela ahora- la ordenó.
Ella había obedecido, y sin mucho miramiento su esposo la había tirado su camisa para que envolviera al niño en ella. Después volvió a atársele alrededor.
-                            Ahora sígueme, vamos a internarnos en el bosque, tu hermano tiene que estar cerca, seguramente nos este buscando.
Mientras avanzaban entre los árboles, con la maleza rozándole las piernas desnudas bajo la falda de su vestido, y las ramas altas le arañaban su cara. Aseguró a su hijo con su mano libre, apretándole más contra ella. Había dejado de llorar, calmado por el movimiento de su madre y la mano que le acariciaba la espalda.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...