¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

29 de abril de 2012

Isemay- Parte 33.12 MUERTO


Sus pensamientos volaron lejos, cuando era una niña, tal vez Osmar no mentía, y la amaba de verdad. Ella había sufrido mucho en su separación, pero él no había dejado que ella se casara con otro, la había prometido llevarla a tierra y cuidarla, y lo había hecho, los había dado un hogar a ambos. Y cada día, la había dicho que la quería.
Había albergado tanto odio dentro de su corazón hacia él que estaba segura de que había obstaculizado su visión. Los días antes de su separación habían sido felices, ¿Y si él la había abandonado para mantenerla a salvo? ¿Si decía la verdad?
-                            Isemay- la zarandeó al ver que ella no le escuchaba.
-                            ¿Q-que?
-                            ¡Maldita sea! Pensé que te pasaba algo, escúchame, creo que nos hemos separado de los mercenarios, pero no podemos parar ahora. ¿Estáis los dos bien?
-                            S-si- tartamudeó- Olaft tiene hambre, solo eso.
-                            Esta bien, pararemos en cuanto sea posible, ¿puedes darle de comer mientras caminamos?
-                            No lo he hecho nunca- le indicó.
-                            ¿Puedes intentarlo?- la sonrió para tranquilizarla.
-                            S-si, creo que si.
-                            Bien, esta es mi mujer- la secó las lágrimas que volvían a caer por sus mejillas- un poco sucia, pero mi esposa- bromeó con ella.
-                            Lo siento- le dijo al ver que se separaba de ella unos pasos para mirar un ruido lejano.
-                            Nunca debí irme sin explicarte los motivos, pero ahora que ya hemos aclarado ese punto, ¿Por qué no nos preocupamos de salir de aquí? No sabes las ganas que tengo de tenerte entre mis brazos y hacerte mía de nuevo.
-                            No se si sabré hacerlo, después de tanto tiempo.
De momento, da de comer a nuestro hijo- la ayudó a quitarse la sábana para que se descubriera el pecho- después- dijo al ver lo rápido que su hijo comenzaba a comer- te aseguro que sabrás hacerlo- la tomó de la cintura esta vez para guiarla mientras su hijo comía.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...