Isemay- Parte 33.4 MUERTO

                  
No es que él no quisiera enfrentarse a ese fuego, todo guerrero era presto a marchar contra las adversidades y él no era uno de los que omitían sus responsabilidades, pero su esposa estaba junto a él, apretando a su pequeño desesperadamente y la seguridad de ellos, era más importante para él que todo el fuego del mundo. Aunque nervioso, se apartó de la ventana y la observó dejar al niño sobre la cama, para terminar de vestirse rápidamente, se tumbo a su lado, para hacerla entender que nada pasaba.
La miró mientras dejaba la espada a su lado, cerca de la cama, y cogía a su hijo.
-                            ¿Qué haces?- La preguntó.
-                            Vístete- le apremió.
-                            No vamos a salir fuera, aquí estamos a salvo, los hombres lo apagarán.
-                            Pero…
La oyó mascullar algo y se volvió hacia él airada. Sin pensárselo, se levantó de la cama, la tendió a su hijo, y fue a vestirse mientras ella le apremiaba a que se pusiera la ropa y bajara a ayudar. Probablemente estaba pensando que era un cobarde y su orgullo quería proclamar que lo estaba haciendo por ella, pero sabía cuan obstinada se pondría de saberlo, y no pensaba arriesgar la seguridad de ambos por nada del mundo.

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
uhm, los nervisssssss. Ya quiero saber quién fue el que quemó eso, gr
Ainsss lo sabrás pronto Dany, paciencia jajajaja, aunque empiezo a pensarme en dejarte mi libro como tu me dejas el tuyo jajajaja. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor