Isemay- Parte 33.6 MUERTO

          
Si alguien iba a salir de esa habitación, sería porque el fuego amenazara con destruirla, no pensaba sacarla a la noche y la intemperie, ante las miradas de curiosos que lo enfurecerían, y con un fuego de mil demonios que amenazaría con devorarlos a ambos. Si alguien merecía ir al infierno era él, pero ella era un ángel y no pensaba dejar que nada ni nadie la arrebatara de su lado, ahora que había sido tan inteligente como para echar un vistazo a la mujer que tenía a su lado.
-                            No pienso quedarme en camisón mientras el pueblo se quema, puedes quedarte aquí si quieres, pero alguien necesitará ayuda, y yo voy a dársela- se acercó al tocador para recogerse el pelo en una coleta alta.
-                            Olaft necesita que su madre se quede con él- la rugió enfadándose.
-                            Puedo llamar a una criada- le indicó.
-                            Si, puedes hacerlo, pero vas a ser tu la que se quede con él.
-                            Entonces sal y ayúdales- se acercó a él furiosa ante sus prohibiciones.
Una casa cayó a lo lejos ante sus ojos y gritos angustiados surgieron de varias mujeres que se apartaron rápidamente. El deber de Osmar le indicaba que debía bajar a ayudar, pero era difícil tomar esa decisión. Una gran polvareda se levantó del suelo y el humo cegó momentáneamente todo, mientras entraba incluso al cuarto donde ellos estaban. Más gritos y otra nube de polvo, casas que caían sin previo aviso derrumbándose sin preocuparse de quien pudiera estar en su interior. Más gritos, más olor a quemado, la lengua roja de fuego que sobresalía por encima de todas ellas, hombres y mujeres corriendo rápidamente mientras se separaban del fuego abrasador, los más jóvenes sudorosos, y con la piel teñida de cenizas al intentar apagar el fuego, agua, cubos de agua que salía de todas las casas aledañas para apagar el fuego, hombres esperaban en la fuente y el pozo cercano para ayudar a frenarlo.
-                            Esta bien- se terminó de vestir y se volvió para mirarla amenazador- vendrás conmigo, pero si te separas de mi- la tomó del brazo con fuerza para que dejara de moverse por la habitación- si te separas de mi- repitió- te juro que te arrepentirás.
-                            Iré a tu lado- le prometió ella.

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Me está recordando cuando Nerón quemó Roma, que se salgan ya de la casa, se están cayendo todas, qué hacen ahí dentro?

Saluditos profeeeee
A la suya no había llegado aun jejejeje. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor