Isemay- Parte 33.14 MUERTO


Al segundo día se acercaron hasta el río, Osmar sabía que era peligroso para todos, pero los hombres no le atacarían estando con ella, aunque eso solo podía durar varios días. Sabía que ya les observaban de cerca, y que si permanecía mucho tiempo con su familia, acabarían matándolos a todos.
-                            ¿Es seguro ir hasta el río?- le preguntó nerviosa mientras bañaba a su hijo.
-                            No te preocupes por nada, de acuerdo, estoy contigo, yo me ocupo de todo- la contestó mientras les observaba.
-                            ¿Me estas mintiendo?- le preguntó mientras le tendía a Olaft para que le arropara.
-                            Isemay- la regañó ante la desconfianza.
-                            No quiero más mentiras Osmar, se acabó, sé que nos siguen aún, no me has engañado en todo este tiempo, ¿Cuánto ofrecen por tu cabeza?
-                            Son cosas de hombres, tú no debes preocuparte.
-                            Si debo hacerlo cuando es a mi esposo al que piensan quitarme- se plantó de pie enfadada- Podrías enfrentarte a un ejército pero no a la verdad, ¿No es cierto?
-                            Me enfrento a la verdad cada día, pero no quiero hablar de esto contigo, viste al niño- le entregó a Olaft enfadado.
-                            Si se te ocurre marcharte Osmar- le grito mientras se alejaba- te juro que no vas a volver a saber de mí.
-                            No amenaces mujer- se volvió airado hacia ella- porque te recuerdo que eres mía.
-                            Si me dejas sola de nuevo, te juro que las cosas van a cambiar- se volvió airada hacia el río para terminar de vestir a su hijo.
Osmar se había alejado enfadado, y la observó desde un árbol lejano, estaba harto de mentirla, pero no podía evitarlo, era como si el no hacerla daño con su situación estuviera por encima de lo que ella le pedía, y aunque sabía que todo lo había dicho en un momento de enfado, estaba seguro de que Isemay no podría soportar una separación más, su relación se terminaría si eso ocurría. Y por primera vez en su vida, comenzó a temer las consecuencias de sus actos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Hagamos