Isemay- Parte 34.3 MUERTO


En algunos momentos decidió darse por vencida, dejándose caer al suelo y rogando al cielo que bajaran a llevarse a ambos, pero sus plegarias no fueron escuchadas. Comió las frutas que encontró sin preocuparse de recoger alimento por si al día siguiente no encontraba, dormía lo justo, y al despertar continuaba su camino, con su hijo en brazos, sin separarse de él ni un segundo, llegó a la aldea más cercana.
Y fue allí, en el camino, donde se dejó caer exhausta al suelo.   

Comentarios

Abedul ha dicho que…
Hola Tamara estoy deseando me neseñes el fondo poruq me quiero renovar!!!!!! ademas ahora como he abierto
Mi baúl de cuentos 2 (lo puedes abrir pinchando arriba a la derecha ) en el iran los cuentos para niños especialmente. Y abedul etxeacon cosas mas diversas....Un abrazo muy fuerte buen finde y dia de la madre. Begoña
Lo verás pronto, espero tener tiempo un ratillo para continuarlo mañana. Un besazo y me pasaré por el otro blog.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor