La princesa 4



No, el caballero no se cayó pero él mismo pensó en que acabaría, como suele pasar, terminaría en el suelo y dándose con una piedra en la cabeza, que seguramente sería su muerte.

 Pero, que va, sería una manera fácil de morir, y ese no era su destino de momento, no era forma de morir para un antiguo caballero. Los dioses le tenían reservado algo peor por la de muertes caídas bajo su espada, si, seguro que si, algo mucho peor.

La primera flecha se clavó en su yelmo y el caballero, sin esperársela, salió volando, cayendo al suelo, sacando su espada mientras caía, en un solo movimiento, automáticamente, como siempre, en eso daba igual, eran muchos años de experiencia acumulada. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor