Isemay 38.4 EXILIADO


-                            Quiero subir al papallo- oyó tirar a su hijo de la manga.
-                            No puedes hijo, tienes que ir aquí dentro.
-                            Pero quiero subir al papallo- volvió a insistir.
-                            Montarás cuando paremos Olaft, ahora debes ir aquí dentro- le regañó ante su insistencia.
-                            Mama esta triste- dijo el pequeño poniéndose en un rincón.
-                            No, mama no está triste, solo está preocupada, ven anda- extendió los brazos hacia su hijo- mama va a contarte un cuento.
Dos horas después pararon en una posada, intercambiaron los caballos y dejaron que Olaft y las hijas del rey corrieran un rato. Las nanas se ofrecieron a estar atentas a los niños, pero aun así Isemay no se separó de su hijo en todo el rato, prefería estar allí fuera, no dentro de la posada donde seguramente el rey volvería a interrogarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor